Juez de EU prohíbe sacar inmigrantes

La corte emitió un requerimiento contra el plan para eliminar ilegales de compañías estadounide el magistrado Charles Breyer de California todavía tendría que presentar un dictamen permanente
SAN FRANCISCO (CNN) -

Un juez de un tribunal federal de Estados Unidos otorgó este miércoles un requerimiento judicial que prohíbe al Gobierno de George W. Bush avanzar con un controvertido programa para eliminar a los inmigrantes ilegales de la fuerza de trabajo estadounidense.

El magistrado Charles Breyer de la corte del Distrito Norte de California dijo que emitió un requerimiento judicial preliminar contra un programa que obligaría los empleadores a verificar los números de Seguridad Social y despedir a los trabajadores cuyos datos no coincidan con registros oficiales.

El programa federal desarrollado por el Departamento de Seguridad Interior está en el centro de una nueva campaña contra los cerca de 12 millones de inmigrantes ilegales que se estima hay en el país y contra quienes les dan empleo.

La American Civil Liberties Association, AFL-CIO y otros grupos de trabajadores presentaron una demanda contra el mismo, alegando que es ilegal y perjudica a todos los trabajadores, incluyendo aquellos que están legales y son afectados por errores en las bases de datos.

Breyer aún tiene que emitir un requerimiento judicial permanente, pero los grupos de defensa de los derechos del trabajador celebraron la decisión del miércoles.

"Es realmente sobre enfocarse en los derechos del trabajador en general", dijo Ana Avendaño, directora de programas de inmigrantes en el AFL-CIO.

"La victoria está en prevenir que el Gobierno de Bush cause más daño a los trabajadores en este país", agregó.

El portavoz de la Casa Blanca Scott Stanzel dijo que el Gobierno estaba desilusionado con el dictamen.

"Este dictamen sirve como otro recordatorio de que el Congreso necesita promulgar una reforma inmigratoria exhaustiva para establecer un sistema que sea seguro, productivo, ordenado y justo", indicó Stanzel.

A principios de este mes, Breyer extendió una orden de restricción temporal contra el programa y evitó que la Administración de Seguridad Social envíe 140,000 cartas a empleadores con 8 millones de empleados cuyos nombres no concuerdan con sus números de Seguridad Social.

Bajo el programa propuesto, los empleadores notificados de una "ausencia de coincidencia" tendrían 90 días para confirmar que un empleado está en el país legalmente y despedirlo en caso de que así no fuera.

Los empleadores también podrían enfrentar multas, así como cargos penales, si no cumplen con el programa.

 

Ahora ve
No te pierdas