Atentado vs Bhutto: más de 100 muertos

Las víctimas del ataque dirigido a la ex primer ministra pakistaní siguen en aumento; se calcula que más de un centenar de personas se encuentran gravemente heridas.
El ataque dejó centenares de muertos y heridos. (AP)
KARACHI, Pakistán (Agencias) -

Un supuesto atacante suicida mató el viernes al menos a 126 personas en un ataque dirigido contra un vehículo que transportaba a la ex primer ministra pakistaní Benazir Bhutto por Karachi a su regreso luego de ocho años en el exilio, según testigos.

El fotógrafo B.K. Bangash de la AP en el lugar dijo que vio a entre 50 y 60 personas muertas o gravemente heridas. Dijo que algunos de los cadáveres estaban desmembrados.

Las autoridades de seis hospitales en Karachi reportaron 126 muertos y 248 heridos. Se cree que fue el atentado más letal en la historia de Pakistán.

El doctor Seemi Jamali en el Hospital Jinnah dijo que tenía 19 muertos a consecuencia de la detonación, y de los 70 heridos, entre 20 y 25 estaban graves. El doctor Faisal en el Hospital Nacional Liaqat, que sólo dio un nombre, reportó 30 muertos y 80 heridos, muchos de gravedad.

Imágenes del lugar mostraban cuerpos esparcidos por la carretera, algunos moviéndose y otros inertes. Varias motocicletas estaban de costado sobre el piso y las llamas ardían en el centro de la calle tras las explosiones.

Docenas de personas corrían para alejarse de las llamas.

La llegada de Bhutto a Karachi, tras ocho años de exilio, fue acogida por más de 150,000 personas que la vitorearon. Un fuerte dispositivo de seguridad rodeaba su vehículo.

Bhutto aterrizó en Pakistán para volver al primer plano de la política. A la política se le escaparon las lágrimas cuando descendió de un avión comercial que despegó de Dubai, Emiratos Árabes Unidos.

Bhutto, que huyó de Pakistán entre acusaciones de corrupción en 1999, decidió repatriarse en un momento de particular incertidumbre en la política turbulenta del país.

Con miras a las elecciones parlamentarias de enero, Bhutto espera realizar una campaña proselitista para llegar por tercera ocasión al cargo de primer ministro, posiblemente en alianza con el presidente Pervez Musharraf, que tiene el apoyo de Estados Unidos.

Bhutto negoció su regreso con el general Musharraf, que subió al poder mediante un golpe de estado cuando derrocó al entonces primer ministro Nawaz Sharif en 1999. Nawaz fue rápidamente deportado cuando intentó regresar a Pakistán el mes pasado.

¿Quién es Bhutto?

La ex primera ministra de Pakistán Benazir Bhutto puso fin el jueves a ocho años de autoexilio y regresó a Karachi, en donde más de 200,000 seguidores se volcaron a las calles para darle la bienvenida.

"Estoy agradecida a Dios, estoy muy feliz de estar de regreso en mi país y estaba soñando con este día", dijo una Bhutto bañada en lágrimas, al desembarcar de un vuelo de Emirates desde Dubai, y besó un Corán al pisar tierra pakistaní.

Bhutto regresó para liderar al Partido Popular de Pakistán hacia unas elecciones que pretenden devolver a su país al mandato civil.

Durante años, Bhutto había prometido volver a Pakistán para poner fin a la dictadura militar, pero ahora vuelve como una potencial aliada del presidente Pervez Musharraf, el general que se hizo con el poder en un golpe de Estado en 1999.

Antes de despedirse de sus dos hijas y su marido, Asif Ali Zardari, en Dubai, Bhutto describió a Pakistán como en una encrucijada entre la democracia y la dictadura.

Musharraf está atravesando su período más débil, y se ha especulado con que ambos líderes compartirán el poder después de las elecciones nacionales previstas para enero.

Se cree que Estados Unidos ha fomentado en silencio su alianza para mantener a Pakistán, un país con armamento nuclear, a favor de Occidente y comprometida con combatir a Al Qaeda y apoyar los esfuerzos de la OTAN por estabilizar Afganistán.

Vestida con un shalwar kameez verde (túnica suelta y pantalones), y su cabeza cubierta con un pañuelo blanco, Bhutto se mantuvo a la vista de todos sobre un camión diseñado para resistir una explosión, al avanzar entre la gente afuera del aeropuerto, ignorando el consejo de la policía de permanecer detrás del vidrio a prueba de balas.

"Ahora que el pueblo dio su veredicto, es necesario que las elecciones sean libres y justas", señaló a periodistas antes de partir al frente de una procesión a través de Karachi, que posiblemente se extienda por algunas horas.

Unos 20,000 efectivos de seguridad fueron desplegados para dar protección contra amenazas de ataques suicidas por parte de militantes.

Informes de inteligencia sugirieron que el menos tres grupos de la jihad vinculados con Al Qaeda y los talibanes estaban planeando ataques suicidas, según un funcionario provincial.

"Ella tiene un acuerdo con Estados Unidos. Llevaremos a cabo ataques contra Benazir Bhutto como hicimos con el general Pervez Musharraf", dijo Haji Omar, un comandante talibán de la región tribal de Waziristán, en la frontera afgana, por teléfono satelital.

Mientras que el resto de Pakistán se vio paralizado por el retorno de Bhutto, Musharraf pasó la mañana en sus oficinas del Ejército en Rawalpindi, sin compromisos oficiales programados, apuntó un colaborador.

Ahora ve
No te pierdas