Estoy dispuesta a dar la vida: Bhutto

La ex premier atribuyó los ataques a ‘fanáticos islamistas’ que mataron a cerca de 136 personas dijo que arriesgará su vida y libertad pero que no entregarán a la nación a los extremistas.
Bhutto apuesta por una democracia para detener un posible go  (Foto: )
KARACHI, Pakistán (AP) -

La ex primera ministra Benezir Bhutto, cuyo regreso tras varios años de exilio quedó empañado por un atentado que causó por lo menos 136 muertos, atribuyó a los fanáticos islamistas el atentado dirigido a ella e insistió que no ''se rendirá nuestra gran nación'' a los fanáticos.

Bhutto dijo que fueron dos los atacantes y que sus guardaespaldas encontraron a un tercero armado con una pistola y otro con un chaleco repleto de explosivos. Antes de su llegada, indicó, fue avisada que habían sido despachados varios comandos suicidas para atentar contra su vida.

''Hubo un comando suicida de los elementos del Talibán, y otra escuadra suicida de Al-Qaeda, un comando suicida del Talibán paquistaní y un cuarto, un grupo, creo que de Karachi'', contó Bhutto.

Baitullah Mehsud, un líder islamista de la región fronteriza con Afganistán, amenazó a principios de mes con recibir el regreso de Bhutto a Pakistán con ataques suicidas, según informaciones de prensa locales.

Bhutto dijo que sus guardaespaldas evitaron que la matanza fuera mayor.

''Mantuvieron sus posiciones, y se mantuvieron junto al camión, que rodearon y no permitieron que se acercara al camión el atacante suicida, el segundo atacante suicida'', indicó la ex primera ministra.

Bhutto culpó a los islamistas del ataque.

''Creemos que solamente la democracia puede salvar a Pakistán de la desintegración y un golpe militar'', dijo Bhutto en una conferencia de prensa. ''Estamos dispuestos a arriesgar nuestras vidas y estamos dispuestos a arriesgar nuestra libertad, pero no estamos dispuestos a entregar nuestra gran nación a los extremistas''.

El ataque, uno de los más graves en el país, tiene visos de la participación de Al-Qaeda y de milicianos vinculados al dirigente Baitullah Mehsud que apoya al Talibán, dijo Ghulam Muhammad Mohtarem, el responsable de la seguridad en la provincia de Sindh, donde se encuentra Karachi.

El funcionario insinuó que el círculo político de Bhutto se distrajo con la celebración del regreso de su líder tras ocho años de exilio y no tomó en serio las cuestiones de seguridad.

''Ya esperábamos un golpe de Mehsud y de sus seguidores locales, y esta (corazonada) fue comunicada al Partido Popular (de Pakistán que dirige Bhutto), pero prefirieron atender los asuntos políticos en lugar de tomar nuestra preocupación con seriedad'', dijo Mohtarem al día siguiente del atentado cometido a la medianoche.

Bhutto escapó ilesa gracias a la camioneta blindada en que viajaba.

El presidente, general Pervez Musharraf, dijo que estaba ''profundamente conmovido'' por el atentado y lo condenó ''en los términos más firmes''. Consideró que se trató de una conspiración contra la democracia, según la agencia noticiosa oficial Prensa Asociada de Pakistán.

Musharraf pidió a la población mantener la calma, anunció una investigación exhaustiva y prometió un castigo ejemplar para los responsables, añadió el servicio informativo.

Nadie se ha atribuido la responsabilidad del atentado, que presenta nubarrones en las conversaciones de Bhutto con Musharraf y en los planes posibles para una alianza moderada.

Ahora ve
No te pierdas