Jorge Vergara apuesta por el chino

Fascinado por la cultura china, el empresario tapatío considera este idioma "indispensable"; unos 30 colegios ofrecen ya el idioma y en Educare, la escuela de Vergara, es obligatorio.
El 23.4% de los gastos públicos del gobierno mexicano va par
Gisela Vázquez

Jorge Vergara parece estar fascinado por China. El polémico empresario tapatío propietario de Omnilife y del equipo de futbol Guadalajara, no sólo compró una franquicia de futbol en el país asiático para crear Chivas China, sino que desde hace dos años hizo obligatorio el aprendizaje del idioma mandarín en su escuela Educare, desde kinder hasta preparatoria.

“Nuestra escuela es la única en el país que lo enseña de manera obligatoria”, asegura Vergara. Esto lo constata Dai Chaofu, responsable de asuntos educativos de la Embajada de China, quien está sorprendido del furor por aprender mandarín. A diario le llueven las llamadas para solicitarle profesores: “3,000 mexicanos estudian chino, cinco veces más que hace tres años”.

El Consejo Mexicano de Comercio Exterior estima que, en 2047, China será la mayor economía global. Pero Vergara cree que será en 10 años. “Los negocios se harán en chino y necesitamos prepararnos”. Germán Treviño, director de Educare, comenta que el próximo semestre enviarán 100 estudiantes de prepa a estudiar seis meses en China, y recibirán unos 200 niños chinos para que aprendan español.

En Latinoamérica, los mexicanos son los más interesados en aprender chino, le siguen los argentinos y los chilenos, señala Chaofu. La demanda aumenta para un idioma con 56,000 caracteres que requiere de al menos tres años (dos horas diarias) para lograr un nivel básico, dice Jenny Acosta, profesora de chino de la UNAM.

A la fecha, unas 30 universidades y colegios ofrecen cursos de mandarín. El ITESM Campus Ciudad de México, por ejemplo, reestructuró su departamento de lenguas: dejó de enseñar inglés básico e intermedio, así como japonés, italiano y ruso. Ahora se centra en la enseñanza de mandarín, alemán y francés. “En poco tiempo será nuestro segundo idioma con mayor demanda”, asegura Nico Wiersema, director de esa área. “Los alumnos de ingeniería y negocios llenan los salones para abrir mercado en China y negociar mejor”.

Hoy lo que falta son maestros. China instituyó un programa para capacitar a profesores y voluntarios para enviarlos a América Latina. El CELE, de la UNAM, es la única institución de la región autorizada para practicar el examen HSK (nivel máximo de chino).

Ahora ve
No te pierdas