México 'exporta cerebros'

Años van y programas vienen, pero el país no puede detener la incesante fuga de materia gris; el Conacyt calcula que 565 de sus becarios anuales se van a Estados Unidos y 529 a Reino Unido.
México perdió 130,000 â??cerebrosâ??, una parte sustancial d
Nelly Acosta

No fue tan difícil decidir: irse de ‘mojado’ a EU, o quedarse en Páztcuaro, sin mucha opción de estudiar o trabajar. A sus 37 años, Manny Santana recuerda con orgullo: ganó una beca para trabajar en IBM y pagar sus estudios de ingeniería electrónica en la Universidad Politécnica Estatal de California. Desde hace 11 años, labora en esa empresa y hoy es parte del equipo del IBM Research en Gubil, Alemania. Su área de cómputo de alto rendimiento creó el chip Shell (que usa el PlayStation3, la consola de videojuegos de Sony) y la supercomputadora Blue Gene/P, la más poderosa del mundo.

No es un caso aislado. Infinidad de ‘cerebros’ mexicanos se encuentran fuera del país,  incentivando la industria de tecnología mundial, provocando un fenómeno al que algunos llaman el ‘efecto migratorio científico’.

De acuerdo con un estudio de las universidades de Harvard y Duke, en 2006 la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual detectó que 24.2% de las patentes fueron creadas por extranjeros en EU. Y alertó que 65% de los mejores inventos son obra de extranjeros, naturalizados o en busca de serlo.

Según el último censo de EU, este año alrededor de 500,000 expertos en ciencia y tecnología hacen fila para una de las 120 visas EB que cada año otorga el país a quienes ha bautizado como “inmigrantes altamente capacitados”.

Y aunque es difícil medir el número exacto de cuántos de éstos son mexicanos, los aproximados del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ayudan a dimensionar el caso. En su último informe se asegura que, en lo que va del año, México perdió 130,000 ‘cerebros’, una parte sustancial del total de alumnos becados en maestrías y doctorados en el extranjero.

Por supuesto, no sólo se trata de EU, aunque el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN asegura que de esta nación es de donde la mayoría ‘brinca’ a otros países, muchas veces con becas académicas. Por ejemplo, el Conacyt calcula que 565 de sus becarios anuales se van a Estados Unidos, 529 a Reino Unido, 519 a España, 245 a Francia y 190 a Alemania.

Casos como el de Manny Santana en IBM se vuelven recurrentes. Como la historia de Héctor Ruiz, actual CEO de AMD, el segundo mayor fabricante de microprocesadores del mundo, originario de Piedras Negras, Coahuila, que también ‘saltó’ a EU a estudiar y después se integró a la industria de tecnología estadounidense. O Mario Molina, premio Nobel de Química que descubrió el agujero de ozono, y que hizo su carrera fuera del país tras estudiar en Alemania y Estados Unidos.

¿Aumentará esta situación a futuro? Seguramente sí. El Banco Mundial asegura que México ocupa el cuarto lugar en fuga de cerebros, y aunque el Conacyt asegura que su programa de repatriación desde hace 11 años ha logrado regresar a 700 posgraduados con talento, las cifras no son optimistas para México, porque el experto mexicano cada vez es más demandado y reconocido.

“Sí hay mucho respeto al experto mexicano, no sólo por los altos conocimientos sino por la creatividad. De hecho, somos conocidos como los necios que, cuando quieren algo, lo logran porque lo logran”, dice Santana.

Ahora ve
No te pierdas