Frío combate incendios en California

Los bomberos lograron contener los siete incendios que quedaban sin controlar en el sur del Est sin embargo las llamas amenazan a unos 12,000 hogares.
Los californianos afectados por los incendios buscan recuper  (Foto: )

Un clima más frío y tranquilo ayudó el domingo a los bomberos a contener los siete incendios que quedaban sin controlar en el sur de California, mientras que los residentes buscaban agua limpia, alimentos y ayuda para la reconstrucción de sus destruidas viviendas.

El mayor incendio, en el condado de San Diego, ha quemado más de 800 kilómetros cuadrados, pero se encontraba contenido en un 90%, por sobre un 60% del sábado.

Según funcionarios estatales, las llamas aún amenazan 12,000 hogares en la región, aunque los bomberos confían en que el clima más fresco les permitirá controlar los incendios dentro de una semana.

"Mientras el clima siga como está, podremos contener y controlar (los incendios) en los plazos (trazados)", dijo la portavoz del Departamento de Incendios y Protección Forestal, Roxanne Provaznik.

La semana pasada, los vientos secos y cálidos avivaron hasta 24 incendios distintos, arrasando más de 202,400 hectáreas y destruyendo 2,300 construcciones, según la Oficina de Servicios de Emergencia de California. Las llamas dejaron 12 muertos y 78 heridos.

La mayoría de los 640,000 residentes de San Diego que debieron abandonar sus hogares la semana pasada pudieron volver el domingo, informó la portavoz del departamento de servicios de emergencia del condado, Lesley Kirk.

Sólo 19,000 personas continúan con órdenes de evacuación, destacó.

Kirk agregó que unos 6,700 hogares dentro del afectado condado siguen sin energía eléctrica.

"Es como un paisaje lunar", dijo Gary Westerfeld, un trabajador minorista de 52 años y residente del lugar, refiriéndose a lo que queda de su propiedad en Ramona, donde vivió durante ocho años.

"Nos pidieron que no nos bañáramos ni cocináramos con el agua, aunque fuese hervida", agregó Samuel Cruz, otro residente.

Las pérdidas en el condado de San Diego superarían los 1,000 millones de dólares.

Por otro lado, un incendio en el cañón de Silverado en Orange County, que se extendía sobre unos 70,8 kilómetros cuadrados, estaba controlado en aproximadamente un 50 por ciento, según el capitán de bomberos Phil Rawlings.

"La situación tiene muy buen aspecto hasta el momento porque no hay nuevas áreas quemándose", dijo Rawlings en una entrevista telefónica.

"Lo estamos haciendo muy bien, con el clima colaborando con nosotros", agregó.

Sin embargo, Rawlings remarcó que el clima no era tan fresco como el sábado, cuando los bomberos evitaron que las llamas cruzaran una cordillera y avanzaran hacia las casas de un condado vecino.

Ahora ve
No te pierdas