Mundial 2014, reto económico para Brasil

La celebración del torneo de futbol más importante del mundo obligará al país a gastar 10,000 m Brasil debe mejorar su infraestructura y la seguridad de sus calles antes del Mundial 2014.
Las perspectivas económicas de Brasil ayudarán a hacer mejor
R͍O DE JANEIRO (CNN) -

Con su confirmación como sede del Mundial de fútbol 2014, Brasil asumió un compromiso de gastar al menos 10,000 millones de dólares para modernizar sus estadios y erigir la infraestructura necesaria que responda a las exigencias de la FIFA.

En la actualidad, ninguno de los estadios del pentacampeón mundial está en condiciones de albergar un partido por una Copa del Mundo, según el informe de inspección de la FIFA divulgado la semana pasada.

Y aspectos fundamentales, como seguridad, transporte y acomodaciones también fueron considerados faltos de inversiones.

"Brasil está muy poco preparado si se le compara con otros países en este momento, pero puede ser que de aquí a siete años esté mejor", dijo el economista Luiz Gonzaga Belluzo, quien fue secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda en el Gobierno de José Sarney (1985-87).

"En un evento como la Fórmula 1 en Sao Paulo, queda evidente que la ciudad no tiene infraestructura. Las ciudades brasileñas precisarán adecuarse", agregó.

La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) estima que se gastarán 1,100 millones de dólares en los estadios, ya sea en reformas o construcción de nuevos coliseos.

De las 18 ciudades candidatas a albergar partidos del Mundial, cuatro tienen proyectos de nuevos estadios: Recife, Salvador, Maceió y Natal.

Las otras, incluyendo a las virtualmente confirmadas Río de Janeiro, Sao Paulo, Brasilia y Porto Alegre, ya presentaron proyectos de reformas en sus estadios. Entre 10 y 12 ciudades serán escogidas en el 2009 para albergar al Mundial.

El costo de los estadios -casi igual al de los mundiales de Alemania (2006) y Sudáfrica (2010) y que la CBF afirma será financiado por la iniciativa privada- es algo considerado entre los desafíos más simples que enfrenta Brasil.

Pero aún así, esa inversión, que podría ser destinada a educación y salud, es blanco de cuestionamientos de los críticos a la realización del Mundial 2014 en el país. ¿Al final, vale la pena?

"Vale siempre que tengamos los pies sobre la tierra. La Copa de 1994 en Estados Unidos fue toda en estadios adaptados", dijo a Reuters el especialista en mercadeo deportivo José Carlos Brunoro.

"Ese costo en las arenas tiene un retorno estimado en ocho años si las arenas fueran administradas. Esas obras deberían ser de iniciativa privada, y el gobierno se concentraría en obras estructurales", agregó.

Tren bala

A pesar de la evaluación positiva del comité de inspección de la FIFA, que visitó el país en agosto y septiembre, su informe revela la necesidad de mejoras en seguridad en las ciudades.

También cita como "de gran importancia" el proyecto de construir un tren de alta velocidad entre Río de Janeiro y Sao Paulo. Según estudios iniciales, el "tren bala" costaría unos 6,000 millones de dólares.

Sobre la seguridad, la FIFA cita la inversión de 3,300 millones de dólares del Gobierno federal en el programa Nacional de Seguridad Pública con Ciudadanía (Pronasci) como forma de combatir la criminalidad antes del Mundial.

Además del aporte de la iniciativa privada, Brasil también tendrá derecho al financiamiento de la FIFA, referente a los patrocinadores.

A favor del Mundial, también pesa la generación de empleos y el turismo deportivo que atraerá el país.

"Cuando uno hace una Copa, se tiene, además de los estadios, la infraestructura de las ciudades, transporte, aeropuertos, seguridad. En ese aspecto, se generan empleos para esas situaciones y se generan servicios cuando termine la Copa", dijo Brunoro.

El economista Carlos Langoni, ex presidente del Banco Central y uno de los coordinadores de la campaña de Brasil al Mundial 2014, cree que las perspectivas positivas de la economía del país para los próximos años pueden ayudar a un certamen exitoso.

"Brasil está muy bien económicamente y en vías de alcanzar el grado de inversión. Eso va a traer muchos beneficios al país", dijo Langoni.

"Habrá un gran flujo de inversiones en Brasil y tengo la seguridad de que la iniciativa privada tendrá interés en la Copa del Mundo en Brasil", agregó.

 

Ahora ve
No te pierdas