EU prevé siguiente paso con Costa Rica

El gobierno estadounidense ve con buenos ojos la aprobación del TLC con ese país centroamerican muchas personas temen que el tratado con EU impida el crecimiento de las empresas nacionales.
WASHINGTON (CNN) -

El gobierno del presidente George W. Bush recibió con beneplácito el lunes la aprobación en Costa Rica de un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, tras un debate nacional que dividió a la pequeña democracia centroamericana.

Los votantes costarricenses respaldaron el Acuerdo de Libre Comercio entre Estados Unidos y América Central, o CAFTA por sus siglas en inglés, por un estrecho margen de 51.58% en favor y 48.42% en contra, en un eco del agrio debate en el Congreso estadounidense sobre el pacto hace dos años.

"Estamos contentos de que Costa Rica se unirá a los otros países del CAFTA-DR en acogerse a los beneficios de una mayor integración económica regional y oportunidades de mercado", dijo la representante comercial estadounidense, Susan Schwab, en un comunicado.

Costa Rica fue el único país en celebrar un referendo sobre el pacto, que también incluye a El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Estados Unidos.

El Congreso estadounidense aprobó por estrecho margen el acuerdo en el 2005, tras una feroz lucha que dañó severamente las relaciones entre los republicanos y los demócratas sobre el comercio.

Schwab dijo que el gobierno de Bush trabajaría con el de Costa Rica sobre los pasos adicionales que necesitan tomarse para que el pacto pueda entrar en vigor "tan pronto como sea posible".

"Creemos, y la historia lo confirma, que los países que abren sus mercados tienen un mayor éxito en generar el crecimiento y el desarrollo económico", indicó.

El acuerdo consolida el acceso libre de impuestos de Costa Rica al mercado de Estados Unidos bajo la Iniciativa de la Cuenca del Caribe, al tiempo que retira gradualmente las barreras que enfrentan los manufactureros, agricultores y compañías de la industria de servicio estadounidenses en el país centroamericano.

Pero los críticos temen que el pacto dé paso a una inundación de importaciones agrícolas estadounidenses baratas y que dañe a las compañías estatales de Costa Rica, poniendo en peligro el financiamiento para programas sociales.

El pacto expone a sectores estatales como telecomunicaciones y seguro a la competencia de firmas extranjeras.

La Casa Blanca advirtió un día antes de la votación que no renegociaría el pacto si era rechazado.

"Que casi la mitad del pueblo en la más rica democracia de libre mercado de América Latina se haya opuesto al CAFTA, pese a la intensa campaña a favor, debería poner fin a las demandas de que más acuerdos de libre comercio son vitales para la política exterior de Estados Unidos en la región", dijo Lori Wallach, directora de la división Global Trade Watch de Public Citizen.

Ahora ve
No te pierdas