Estudiantes protestan en Venezuela

Unos 80,000 universitarios marcharon en Caracas en contra de las reformas constitucionales; piden al Tribunal Supremo que aplace el referendo programado para diciembre.
CARACAS (AP) -

Decenas de miles de universitarios marcharon el miércoles al Tribunal Supremo de Venezuela, en donde pidieron aplazar el referendo de diciembre sobre las reformas constitucionales que amplía los poderes del presidente Hugo Chávez, entre otras cosas.

Gritando consignas contra Chávez, unos 80,000 manifestantes dijeron que los 69 artículos modificados por la Asamblea Nacional violan las libertades civiles y debilitan gravemente una de las democracias más antiguas de Latinoamérica por suprimir los limites a la reelección presidencial y aumentar un año a la duración del mandato presidencial de seis años, entre otros cambios.

El dirigente estudiantil Freddy Guevara pidió a los magistrados del órgano electoral que “no permitan que Venezuela vaya por un camino que nadie quiere y no permitan que se sigan cometiendo injusticias”.

Los manifestantes sostuvieron que la consulta popular sobre las enmiendas, prevista tentativamente para el 2 de diciembre, debe ser suspendida porque la mayoría de los venezolanos ignoran el alcance de la reforma constitucional.

Los 32 magistrados miembros del Tribunal Supremo fueron designados por los legisladores oficialistas, de modo que los adversarios del gobierno tienen pocas esperanzas que el alto tribunal suspenda temporalmente el referendo o dictamine que algunas de las enmiendas propuestas son inconstitucionales.

Las enmiendas constitucionales propuestas también contemplan que el Banco Central deje de ser autónomo y le permitirá al gobierno federal crear nuevas regiones, ciudades y municipios cuyas autoridades serían designadas por el jefe de estado.

Chávez, que fue elegido por primera vez en 1998, dice que los cambios ayudarán a Venezuela a avanzar hacia lo que denomina “el socialismo del siglo 21” y ampliarán el poder a las comunidades.

Cientos de agentes de la Guardia Nacional y policías con equipos antimotines se apostaron a lo largo de la ruta de la caminata para evitar enfrentamientos entre los manifestantes y los simpatizantes de Chávez.

Ahora ve
No te pierdas