Tabasco seguirá inundándose

Expertos del Instituto de Geografía de la UNAM destacan que el ecosistema ha cambiado; advierten que incluso con obras hidráulicas será difícil evitar futuras inundaciones.
Cerca del 80% del estado de Tabasco estuvo bajo el agua en 2  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las inundaciones en Tabasco continuarán porque se ha modificado el ecosistema de la región de forma más acelerada desde la década de los 70, afirman investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Estamos pagando las políticas de hace más de 40 años cuando se decidió tirar la selva con planes que iban a ser el ejemplo de la agricultura tropical”, dijo Mario Arturo Ortiz, investigador del Instituto de Geografía de la UNAM.

En la década de los 60 el Gobierno federal aplicó en Tabasco el Plan Chontalpa con el objetivo de desarrollar zonas agrícolas en las regiones tropicales que incluía la creación de poblados, drenes, caminos y carreteras.

Para ello se invadió gran parte de la selva de Tabasco que finalmente fue utilizada para la ganadería eliminando la llanura alta que existía hace 70 años.

La región está alimentada por aguas que vienen desde los ríos Mississipi, Bravo, Mezcalapa y Usumacinta las cuales se depositan en las áreas de topografía negativa, es decir en las zonas deprimidas de Tabasco.

Aunado a esto la tierra del estado sufre una fuerte explotación de petróleo y gas, lo que contribuye al hundimiento de la zona provocando que se genera una gigantesca cuenca que cuando la altura del mar sobrepasa los dos metros por el cambio climático es inevitable una inundación como la que actualmente sufren los tabasqueños.

“La solución no son las obras hidráulicas, sino más bien conciliar el medio ambiente con las actividades económicas”, destacó Ortiz.

Al indicar que la zona del Golfo de México es la más propensa a sufrir por los fenómenos hidrometeorológicos destacó que la mejor forma de mitigar estos efectos es normar las actividades económicas, aprovechar la pesca de forma racional, la recolección, y hacer plantaciones tropicales a lo largo de los bordos de los ríos, pero no permitir que la población viva  en las zonas de riesgo.

Una de las mayores preocupaciones del experto es el daño que puedan sufrir los ecosistemas que hoy mantienen cierto equilibrio como son los pantanos arbóreos cuya riqueza natural es única.

“No existen políticas de desarrollo regional, no existe desarrollo social, no hay memoria histórica de lo que ha pasado, no tenemos conciencia de lo que esta sucediendo, es un problema de educación ambiental”, dijo Ortiz.

Las actuales inundaciones en tabasco afectaron alrededor del 80% del territorio del estado dejando a más de un millón de personas afectadas.

Ahora ve
No te pierdas