Georgia adelanta elección presidencial

El gobierno de ese país convocó para enero los comicios, con el fin de apaciguar las protestas; Georgia se mantiene en estado de emergencia y prohibió todos los noticiarios.
TBILISI, Georgia (AP) -

El presidente Mijail Saakashvili solicitó la celebración de elecciones anticipadas para enero en un intento por apaciguar la intensa crisis política de Georgia y fortalecer su posición en el poder.

Los comicios presidenciales iban a realizarse a fines del 2008, pero Saakashvili dijo que se efectuarán el 5 de enero '' para obtener la confianza del pueblo''.

La decisión de Saakashvili se produjo un día después de que policías antimotines dispersaron violentamente a manifestantes de oposición que llevaban una semana protestando en la capital para exigir la salida del mandatario. Entonces el presidente impuso un estado de emergencia y prohibió todos los noticiarios, con excepción de la televisión estatal.

Las manifestaciones en las calles también fueron prohibidas.

Saakashvili, considerado como un aliado de Washington, ha estado intentando incrementar la cooperación de la ex república soviética con Occidente. Enfrentó duras críticas por las medidas enérgicas que adoptó.

Sean McCormack, vocero del Departamento de Estado norteamericano, dijo que la declaración del estado de emergencia es ''una decepción'' e indicó que Estados Unidos le había pedido a Saakashvili que le ''devolviera al pueblo las diversas libertades que disfrutaba''.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, advirtió que Saakashvili podría estar poniendo en riesgo las aspiraciones de Georgia de unirse a la alianza occidental.

''La imposición de un régimen de emergencia y el cierre de los medios de prensa en Georgia, un socio con el que la alianza ha intensificado el diálogo, son de especial preocupación y no respetan los valores euro-atlánticos'', expresó en un comunicado.

Saakashvili anunció el estado de emergencia en todo el país durante 15 días el miércoles en la noche, después que policías antimotines utilizaron gases lacrimógenos, balas de goma y cañones de agua para reprimir a miles de manifestantes que pedían su renuncia.

El operativo tuvo lugar tras seis días de protestas frente al parlamento, la peor crisis política que enfrenta el país desde que Saakashvili fue elegido hace casi cuatro años.

Saakashvili, que intenta terminar con siglos de influencia rusa, acusó a Moscú de alentar las protestas y expulsó a tres diplomáticos rusos.

Rusia respondió el jueves expulsando a tres importantes diplomáticos georgianos en respuesta a los ''hechos poco amigables'' de Georgia, manifestó el portavoz de la cancillería rusa Mijail Kamynin al canal de televisión Vesti-24.

Rusia ha rechazado las aseveraciones de Saakashvili como una ''provocación irresponsable'' y dijo que eran un intento de distraer la atención de los problemas nacionales.

''Creemos que Georgia se está acercando a una crisis grave de derechos humanos'', sostuvo Kamynin el jueves. ''Las imágenes que todo el mundo vio desde Tbilisi muestran vívidamente cómo es la democracia de estilo georgiano: representa la dispersión dura y enérgica de manifestaciones pacíficas, el cierre de medios (de prensa) libres, la golpiza a periodistas extranjeros''.

En las protestas que comenzaron el 2 de noviembre, los manifestantes pidieron en un principio cambios en las fechas previstas para las elecciones y el sistema electoral. Pero después que Saakashvili rechazó sus demandas y acusó a sus líderes de servirle al Kremlin, los manifestantes comenzaron a pedir la renuncia del presidente.

Las autoridades sanitarias dijeron que 569 personas fueron atendidas por médicos tras los enfrentamientos, entre ellas 24 policías. De ese total, 28 continuaban hospitalizadas el jueves.

El ministerio del Interior señaló que 32 personas fueron detenidas.

Ahora ve
No te pierdas