EU interviene en Pakistán por elecciones

El arribo de John Negroponte al país busca presionar la retirada del estado de emergencia; el funcionario dijo que el proceso democrático de Pakistán habia sido 'descarrilado'.
John Negroponte llegó el viernes a Pakistán para pedir la re  (Foto: )
ISLAMABAD (AP) -

El subsecretario de Estado norteamericano John Negroponte llegó el viernes a Pakistán para advertirle al presidente, el general Pervez Musharraf, que ponga fin al estado de emergencia, y se comunicó telefónicamente con una líder de la oposición con el fin de expresarle que Washington apoya la realización de los comicios.

Negroponte dialogó con la ex primera ministra Benazir Bhutto, convirtiéndose en el funcionario estadounidense de mayor jerarquía que se contacta con la líder opositora paquistaní desde que fue decretado el estado de emergencia el 3 de noviembre, dijo una fuente del Departamento de Estado.

La comunicación tuvo lugar horas después que Bhutto y otros líderes de la oposición fueron liberados y de que el gobierno permitiera que dos canales noticiosos de televisión reanudaran sus transmisiones, aparentes intentos del gobierno por esquivar cualquier crítica de Estados Unidos.

El informante del Departamento de Estado no ofreció detalles del llamado telefónico, pero dijo que Negroponte había manifestado la oposición de Washington a las acciones extraconstitucionales de Musharraf y su deseo de ver a Bhutto y otras figuras de la oposición en libertad con el fin de que participen en la política paquistaní.

La fuente habló a condición de mantener su nombre en el anonimato para revelar el contacto diplomático privado.

Negroponte, el segundo diplomático de mayor jerarquía de Estados Unidos, llegó el viernes a Islamabad para presionar a Musharraf y a su gobierno para que levanten el estado de emergencia, fijen una fecha para realizar comicios libres y justos en enero, y liberen a los líderes de la oposición. Estados Unidos también quiere que Musharraf renuncie a la jefatura del ejército.

Pero el general siguió también con sus planes para las elecciones de enero, y tomó juramento a un gobierno interino encargado de preparar al país para la votación. Defendió también su mandato de ocho años desde que asumió el poder tras un golpe de estado.

''Me enorgullece el hecho de que, siendo un militar, he introducido la esencia de la democracia en Pakistán, lo crean o no'', manifestó Musharraf en una ceremonia realizada en el palacio presidencial.

Los partidos de la oposición paquistaníes, así como Estados Unidos y Gran Bretaña, sostienen que la votación no será justa a menos que terminen las restricciones.

Las manifestaciones, en tanto, continuaron el viernes, desafiando la prohibición de realizar encuentros políticos.

Negroponte llegó desde Africa, donde dijo que el proceso democrático en Pakistán había sido ''descarrilado''.

''Nuestro mensaje es que queremos trabajar con el gobierno y la gente de Pakistán, y los actores políticos de Pakistán, para volver a encaminar al proceso político cuanto antes'', dijo Negroponte.

La crisis ha alejado a Musharraf de Bhutto, una líder laica que se esperaba uniera fuerzas con el mandatario y tenía un buen desempeño en las elecciones.

Bhutto fue una de los miles de activistas de la oposición detenidos desde que Musharraf declaró el estado de emergencia el 3 de noviembre.

Ahora ve
No te pierdas