El Explorer se hunde en la Antártida

Los 154 náufragos no han podido desembarcar y siguen a bordo de un barco noruego; el crucero donde viajaban se hunde con 185 mil litros de gasoil y ya se prevé un impacto ambien
El crucero se hunde horas después de chocar contra un iceber
SANTIAGO DE CHILE (AP) -

Los 154 náufragos del crucero Explorer rescatados la madrugada del viernes desde las aguas antárticas permanecen abordo de un barco noruego a causa de las malas condiciones climáticas que impiden el desembarco en bases del continente blanco, informaron oficiales de la fuerza aérea y la armada chilena.

El barco Nordnorge, que rescató a los náufragos, está en la Bahía Fildes, frente a la base aérea antártica Eduardo Frei, precisó telefónicamente el comandante de la base, comandante de grupo Raúl Jorquera.

“Estamos esperando que se produzcan mejores condiciones en cuanto a viento y marea. No es el momento más oportuno para realizar un desembarco, hay mucho viento, la temperatura está muy baja, el agua está bastante movida”, dijo Jorquera.

La armada informó que el clima es adverso, “con vientos ‘weste’ de 20 nudos y precipitaciones de agua nieve”, que impiden hasta ahora el desembarco en la base Frei

Cuando cambien las condiciones climáticas, las personas serán desembarcadas y trasladadas a tres bases antárticas: dos chilenas, Presidente Eduardo Frei y Escudero, y la base Artigas, de Uruguay, señaló el comandante de la armada, Pedro Torres.

Los náufragos son 91 pasajeros, 9 acompañantes y 54 tripulantes.

Los planes de la fuerza aérea son trasladar a los pasajeros en un avión Hércules C-130, en varios viajes, desde la Antártida a Punta Arenas, 3,000 kilómetros al sur de Santiago, dijo el capitán de la armada chilena Víctor Ruiz.

Mientras los pasajeros y tripulantes están a salvo, anclados en la Bahía Fildes, el Explorer, barco de turismo en que viajaban sigue hundiéndose.

Según precisó el ayudante de la Prefectura Naval Argentina en Usuahia, Gastón Amarilla, el Explorer carga unos 185,000 litros de gasóleo.

En Argentina, el titular de la Dirección Nacional del Antártico, Mariano Mémolli, advirtió que existe un potencial “daño ambiental'”. La nave “se hunde con 185 mil litros de gasoil y, aunque no se derrame, el impacto ocurrirá”, dijo Mémolli, según la agencia oficial de noticias Telam.

El Explorer chocó en la madrugada con un iceberg, lo que causó un forado en la nave que obligó a los pasajeros y tripulantes a abandonarla y pasarse a una decena de botes salvavidas, desde donde fueron rescatados algunas horas después por el ''Nordnorge''. Algunos presentaban una leve hipotermia.

“Podía haber sido una tragedia; fue una desgracia con suerte”, dijo poco después telefónicamente a la AP de Buenos Aires el jefe de la Prefectura Naval Argentina en Usuahia , prefecto mayor Pedro Thuay.

Jorquera dijo a la AP de Santiago de Chile que era improbable que los rescatados puedan salir desde las bases antárticas el viernes.

La armada chilena dijo que los pasajeros son nacionales de Gran Bretaña, Holanda, Canadá, Australia, Estados Unidos, Bélgica, Irlanda, Dinamarca, Alemania, Suiza, Francia, Colombia, Argentina, Suecia y China, y sus edades van de los 40 a los 70 años. Los tripulantes son de Suecia, Filipinas, Nueva Zelanda, Polonia y Bulgaria.

En Londres, Neil Oliver, de la base de la Guardia Costera en Falmouth, Inglaterra, informó en la madrugada del viernes que el Explorer ''golpeó con algo, y todos los pasajeros están en botes salvavidas''.

A las 03:00 (0600 GMT), “el capitán del barco ordenó el abandono quedándose él y su primer oficial a bordo controlando la situación. La tripulación y los pasajeros embarcaron en 8 botes zodiac y 4 balsas salvavidas”, refirió. Poco más de dos horas después, el capitán y el primer oficial, cuyos nombres no fueron suministrados por la Armada argentina, “abandonaron el buque”.

El buque había partido desde el puerto argentino de Ushuaia y debía regresar a ese mismo lugar el 27 de noviembre, tras su periplo por el continente helado.

En esta época decenas de barcos similares al Explorer navegan las frías aguas antárticas transportando a turistas que pagan un promedio de 8,000 dólares por persona.

Ahora ve
No te pierdas