EU vincula a narcos con terroristas

The Washington Times señaló que extremistas islámicos ingresaron a EU con armas de alto poder; se especula que el Cártel de Sinaloa pudo haberle dado asistencia a los terroristas.

Extremistas islámicos planeaban un ataque contra la mayor instalación militar en Estados Unidos, que ofrece entrenamiento en labores de inteligencia, mediante la ayuda de narcotraficantes mexicanos, publicó el diario The Washington Times. 

Citando un reporte confidencial circulado entre agencias federales, el periódico dijo que la revelación sobre estos planes, obligó a líderes militares a modificar las medidas de seguridad en el Fuerte Huachuca, ubicado en Arizona. 

El fuerte se levanta en una amplia extensión, ubicado a unos 32 kilómetros de la frontera con México, y alberga a contingentes de las cuatro ramas de las fuerzas armadas estadounidenses que reciben entrenamiento en labores de inteligencia. 

Según el diario, los informes apuntan a que unos 60 extremistas afganos e iraquíes serían introducidos a Estados Unidos a través de túneles cavados en la frontera con México, portando armas de alto poder, incluyendo misiles anti-tanque. 

El documento confidencial citado por el diario, que es una alerta emitida por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), indicó que "una porción de los operadores estaban en Estados Unidos" y el resto serían traídos al país. 

La alerta fue circulada a la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa, la CIA, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y el Departamento de Justicia. 

Según el rotativo, el documento está basado en fuentes de la Agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA), incluyendo varios mexicanos con acceso a "fuentes secundarias en los cárteles de las drogas", que en el pasado han probado ser confiables con la información provista. 

Una de dichas fuentes "secundarias", precisó, sería un miembro de los Zetas, el grupo de sicarios al servicio del Cártel del Golfo, quien habría señalado al Cártel de Sinaloa como la organización que daría asistencia a estos extremistas. 

La alerta reveló que con el fin de no levantar sospechas, todos estos operadores se raparían la cabeza y sus barbas "para no parecer del Medio Oriente". 

Cada uno de ellos pagaría 20,000 dólares "o su equivalente en armas" por la asistencia para internar su armamento a través de túneles cavados en puntos de la frontera entre México y Arizona y Nuevo México. 

Los extremistas serían internados para después reclamar sus armas, aunque de acuerdo con la alerta difundida por el rotativo varios afganos estarían ya en una casa de seguridad en Texas, al igual que algunas de las armas. 

El coronel Mathew Garner, vocero de Fuerte Huachuca dijo al Washington Times que "con esta amenaza específica cambiamos algunos aspectos de nuestra seguridad", aunque no abundó en detalles. 

El diario añadió que los lazos entre narcos mexicanos y organizaciones extremistas se han convertido en una seria preocupación para las agencias que monitorean cuestiones de inteligencia.

Ahora ve
No te pierdas