FARC pide cambio de gobierno por rehenes

Para que las 49 personas sean liberadas es necesario un nuevo gobierno verdaderamente democráti la guerrilla calificó de miserable al presidente Uribe por suspender la mediación de Hugo Cháve
BOGOTÁ (CNN) -

La principal guerrilla de Colombia anunció el martes que los 49 rehenes en su poder sólo recuperarán la libertad en un canje con un nuevo Gobierno, mientras calificó de "miserable" al presidente Álvaro Uribe por suspender la mediación del mandatario venezolano Hugo Chávez.

Se trata de la primera reacción de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por la decisión de Uribe de suspender la mediación de Chávez y de la senadora del opositor Partido Liberal, Piedad Córdoba, para buscar un intercambio humanitario de rehenes

"Miserable, muy miserable la actitud de Uribe al suspender la mediación humanitaria del presidente Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba, cuando era la única esperanza para lograr el canje de prisiones en Colombia", dijeron las FARC en una comunicación enviada por correo electrónico.

En un mensaje de Iván Márquez dirigido a Chávez y a Córdoba, el grupo rebelde conformado por unos 17,000 combatientes y considerado por Estados Unidos y la Unión Europea como una organización terrorista, acusó a Uribe de ser el enemigo público número uno del canje humanitario.

"Atravesó como mulas muertas en el camino sus absurdos inamovibles. Extraditó guerrilleros a los Estados Unidos. Si no pudo con el canje, qué va a poder con la paz. Para que haya canje y haya paz requerimos de un nuevo Gobierno verdaderamente democrático, fundado en la soberanía del pueblo y en la justicia social", agregó la comunicación.

Márquez es un integrante del secretariado de las FARC que se reunió en Venezuela con Chávez para tratar de impulsar un acuerdo humanitario y buscar la liberación de un grupo de rehenes, incluida la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres estadounidenses.

La decisión de Uribe, quien asumió la presidencia en el 2002 y fue reelegido el año pasado para un segundo periodo consecutivo que terminará en el 2010, provocó una enérgica reacción de Chávez que lo acusó de mentiroso y de no querer la paz de este país sudamericano azotado por un violento conflicto interno de más de cuatro décadas.

Uribe, quien con el apoyo de Estados Unidos lidera una agresiva campaña militar contra las FARC, a las que obligó a un repliegue estratégico, acusó a su homólogo venezolano de legitimar el terrorismo del grupo, de liderar un proyecto expansionista y de incendiar el continente con sus frecuentes agresiones a diferentes gobiernos.

El enfrentamiento verbal entre los dos mandatarios provocó la peor crisis diplomática en años entre los dos países, que se agravó el martes con la decisión de Caracas de llamar a consultas a su embajador en Bogotá.

Las FARC buscan un acuerdo humanitario para intercambiar unos 49 rehenes por alrededor de 500 guerrilleros encarcelados, pero las posiciones inflexibles de las partes han impedido una solución al drama de los cautivos, algunos próximos a cumplir 10 años secuestrados en campamentos rebeldes en la selva.

Ahora ve
No te pierdas