México se deshace de decomiso récord

Las 23.5 toneladas de cocaína incautadas a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, fueron incineradas; la droga podría haber valido en el mercado negro hasta unos 3,252 millones de dólares.
MANZANILLO, México (CNN) -

México incineró el miércoles 23.5 toneladas de cocaína de un cargamento que según el Gobierno es la mayor incautación de droga en el mundo y que pertenecía al capo más buscado por la policía, Joaquín "El Chapo" Guzmán.

La quema se realizó en una base naval cercana al puerto del Pacífico de Manzanillo, donde se había descubierto el cargamento dentro de un barco que venía desde Colombia y que había declarado una carga de jabón de tocador y pisos plastificados.

El fiscal general mexicano, Eduardo Medina Mora, dijo que la droga decomisada en octubre valía 589 millones de dólares y que su valor habría trepado a 3,252 millones de dólares en la cadena de distribución hasta llegar a los consumidores.

"Esta estrategia (...) es lo que ha permitido obtener resultados históricos", dijo Medina Mora poco antes de que marineros prendieran fuego a miles de paquetes de droga ante la mirada de ministros y jefes policiales.

Medina Mora dijo que México está haciendo su parte en el combate al narcotráfico y espera que Estados Unido -hacia donde se dirige la mayor parte de la droga- haga lo propio para controlar el tráfico de armas, el lavado de dinero y los precursores químicos.

Los dos vecinos anunciaron recientemente un programa de cooperación contra del narcotráfico conocido como "Iniciativa Mérida", con la que Washington dijo que buscará aportar 1,400 millones de dólares para dar equipo y entrenamiento a México.

Las 23.5 toneladas de cocaína pertenecían, según el fiscal, al cártel del Pacífico o de Sinaloa, uno de los mayores grupos traficantes de drogas y que es dirigido por "El Chapo" Guzmán, que se encuentra prófugo desde enero del 2001, cuando escapó de un penal de máxima seguridad.

El decomiso récord ocurrió semanas después de otro de 11.7 toneladas de cocaína en el puerto de Altamira, en el Golfo de México, tras un enfrentamiento entre traficantes y soldados.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, lanzó poco después de iniciar su Gobierno a miles de militares y policías a las calles de varios estados para enfrentar al narcotráfico, delito que ha ocasionado más de 2,000 muertes en lo que va del año.

Ahora ve
No te pierdas