Musharraf inicia su segundo mandato

El presidente pakistaní se enfrenta a un resentimiento en el país ahora con menos poderes milit el líder dio su visto bueno al regreso de opositores exiliados, como signo de una reconciliació
El presidente juró como civil luego de que en la víspera se
ISLAMABAD (CNN) -

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, comenzó el jueves su segundo mandato, enfrentando un difundido resentimiento en el país, presión de aliados occidentales para hacerle frente a los militantes islámicos y un paso difícil a la vida como civil.

Musharraf juró un día después de renunciar como jefe del Ejército, que lo llevó al poder en un golpe militar en 1999.

El líder pakistaní también tendió una mano a viejos rivales políticos enfurecidos por su declaración del estado de emergencia el 3 de noviembre, dando el visto bueno a su regreso del exilio, como algo positivo para la reconciliación.

Pero en una señal del malestar que enfrenta, abogados cantando "¡Vete, Musharraf, vete!" se enfrentaron con la policía en la ciudad oriental de Lahore. Once abogados y tres policías resultaron heridos.

El control del poder de Musharraf en un país con armas nucleares será menor dado que ahora que no tiene el uniforme.

El líder pakistaní ingresa a aguas políticas complicadas luego de una elección parlamentaria del 8 de enero, que posiblemente instale una legislatura lo suficientemente hostil como para contemplar una impugnación.

Musharraf, de 64 años, dijo que el país sería más fuerte con él como presidente civil y un sucesor elegido por él, el general Ashfaq Kayani, como jefe del Ejército.

"Este es un hito en la transición de Pakistán hacia la completa esencia de la democracia", dijo Musharraf en el discurso de inauguración.

Washington ve la estabilidad en Pakistán como vital para la campaña contra Al Qaeda y la lucha contra los talibanes en el vecino Afganistán. La acción del Ejército pakistaní para frenar a los militantes ha desatado una campaña de ataques suicidas que dejaron más de 400 muertos desde julio.

Exiliados regresan al país

Musharraf expresó el domingo que veía positivamente el regreso del exilio del ex primer ministro Nawaz Sharif, así como de otra antigua rival, Benazir Bhutto, el mes pasado. El presidente pakistaní depuso a Sharif en 1999 y un año después lo forzó a irse al exterior.

"Personalmente, siento que esto es bueno para la reconciliación política de la que hablé", dijo Musharraf.

Sharif y Bhutto, también ex primera ministra, dicen que podrían boicotear las elecciones de enero, argumentando que la votación no será libre y justa si se la realiza bajo el estado de emergencia. La mayoría de los analistas esperan su participación, aunque la candidatura de Sharif enfrenta demandas legales.

Musharraf, que tiene previsto hablar a la nación más tarde el jueves, no mencionó el levantamiento del estado de emergencia. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, lo instó el miércoles a poner fin a estos poderes antes de las elecciones.

Ahora ve
No te pierdas