Cristina comienza con oposición sindical

El líder del sindicato CGT amenazó a la mandataria si no apoya a los trabajadores en los salari la presidenta planea un aumento acorde a la inflación oficial de 8%, los gremios piden 20%.
Hugo Moyano, líder de la CGT, mostró roces con las directiva
BUENOS AIRES (AP) -

Cristina Fernández no fue bienvenida por todos, en su primera semana en la presidencia argentina.

El titular de la Confederación General del Trabajo (CGT), la central sindical más poderosa del país, la desafió con ponerse ''en la vereda de enfrente'' si la mandataria no defiende a los trabajadores en las negociaciones por una recomposición de salarios.

''Si se mantiene la coherencia en la defensa de los derechos de los trabajadores, siempre vamos a acompañar (al gobierno). Si eso no ocurre, vamos a estar en la vereda de enfrente'', dijo el titular de la CGT, el camionero Hugo Moyano, cuya ausencia en la toma de Fernández el lunes fue interpretada como una señal de los roces entre la nueva mandataria y el líder sindical.

Durante los más de cuatro años de gestión de Néstor Kirchner, Moyano fue un fiel aliado del gobierno. Pero la advertencia de Fernández en su discurso al asumir el poder ante la Asamblea Legislativa, en el que aseguró ''no seré gendarme de la rentabilidad de los empresarios ni herramienta de internas sindicales y políticas'' habría sido tomada con molestia por el sindicalista.

Fernández busca un ''pacto social'' que, entre otras cosas, fije metas de ajuste salarial entre empresarios y sindicatos.

El dilema es cómo se calcularán esas mejoras, ya que la intención del gobierno y los industriales es que se ubiquen en línea con la inflación oficial (que rondará el 8% anual en 2007). Pero los gremios aseguran, al igual que varios economistas y dirigentes opositores, que el aumento de precios es ostensiblemente superior y reclaman ajustes de sueldos de más del 20%.

Las sospechas sobre el índice real de inflación se basan en la virtual intervención del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) que dispuso el gobierno en marzo al reemplazar a funcionarios clave por otros afines a Kirchner y cambiar la forma en que se elabora el índice.

La advertencia de Moyano también estaría relacionada con el contenido de una reunión que Fernández mantuvo con el camionero la semana pasada, en la que la entonces presidenta electa le anticipó que no favorecería a ningún dirigente en la designación de las nuevas autoridades de la CGT en junio.

Moyano también sostuvo que ''nos hubiese gustado participar'' del acto en la Plaza de Mayo para celebrar la asunción de Fernández, en el que actuaron varios artistas y al que asistieron distintos gremios y grupos políticos ligados al peronismo, pero ''48 horas antes nos dijeron que iban a provocar a nuestra gente para crear una situación dificultosa''.

De hecho, grupos antagonistas se enfrentaron a golpes y palos en medio del acto.

Para acentuar su advertencia a Fernández, Moyano finalmente anticipó que ''no va a faltar mucho tiempo para que solamente los camioneros llenemos la Plaza de Mayo'', frente a la casa de gobierno, en señal de protesta.

Ahora ve
No te pierdas