FARC quería secuestrar hijos de Uribe

La policía colombiana reveló supuestos planes para secuestrar a los dos hijos del presidente; se descubrieron conversaciones de rebeldes de las FARC, algunos de ellos presos.
La presidencia no quiso opinar sobre el caso. (AP)
BOGOTA (AP) -

La Policía Nacional afirmó el jueves que ha desmantelado supuestos planes de guerrilleros de las FARC para secuestrar a los dos hijos del presidente Álvaro Uribe.

''El plan de secuestro estaba en marcha'', dijo el director de la Policía Nacional, general Oscar Naranjo, en conferencia de prensa en el comando policial.

Explicó que desde hace siete meses y por datos confidenciales obtenidos en varias fuentes que no especificó, monitorean y escuchan las conversaciones de tres rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) encarcelados en una prisión de máxima seguridad provincial.

Naranjo dijo que en una de esas conversaciones del 8 de octubre uno de los rebeldes presos habla con otro afuera de la cárcel y en un diálogo cargado de jerga mencionan al ''señor de la villa Magdalena'' y ''los hijos de él'' a quienes ''unos manes'' o hombres le van hacer ''una vuelta'' (un encargo o mandado) y ''ponérselos allá'' o en una zona no identificada.

Para la policía ese diálogo significa que iban a secuestrar a los hijos de Uribe, Tomás, de 26 años, así como a Jerónimo, de 24 años.

El oficial dijo que poseen otros datos de la conversación telefónica de los dos rebeldes, así como de la posible forma y dónde podría darse ese secuestro, pero que no revelarían esa información porque la investigación del caso seguía.

''Esa investigación continúa, no queremos arruinar un proceso'' de seguimiento a otros rebeldes y otros posibles planes dijo Naranjo al ser consultado sobre los detalles.

Aseguró que la seguridad de los dos hijos del mandatario ha sido reforzada.

La presidencia no se pronunció de inmediato sobre el asunto.

La referencia a Magdalena, explicó Naranjo, se trata al barrio de ese nombre ubicado al lado del aeropuerto de Neiva, la ciudad capital del estado de Huila, y a unos 240 kilómetros al suroeste de Bogotá.

El 14 de febrero del 2003, las autoridades descubrieron llena de explosivos una casa, cercana a la cabecera de la pista del aeropuerto de Neiva, y que la policía indicó entonces que era un plan de los rebeldes de detonarla para matar a Uribe cuando su avión tocara la cabecera de la pista del aeropuerto al llegar en esa fecha a la ciudad.

Pero la policía recibió una pista anónima y cercó la casa que explotó matando a por lo menos 18 personas, incluyendo tres niños, entre policías y civiles. No fue claro que ocasionó que los explosivos detonaran.

Naranjo informó que están investigando cómo fue posible que los tres detenidos de las FARC en la cárcel de Cómbita, en el departamento de Boyacá, pudieran hablar por teléfono para discutir con otros planes delictivos, cuando se supone que están bajo régimen de extrema seguridad desde su captura en 2005.

Agregó que no podía especular sobre los propósitos de las FARC con un intento de secuestro de hijos del mandatario, pero que ''en la lógica mafiosa, perversa de las FARC, pues yo imagino que era hacerse de un botín de alto valor''.

Naranjo también dijo que el fin de semana pasado en una operación simultánea en Huila y el departamento de Caquetá, al sur del país, fueron detenidos otros 11 presuntos rebeldes (nueve hombres y dos mujeres) y que ya están en una sede policial Bogotá esperando el proceso de cargos de la Fiscalía General y su traslado a prisión.

Los detenidos serían los autores de la colocación de cinco autos cargados de explosivos, detectados y desactivados por las autoridades la semana pasada en distintos puntos de San Vicente del Caguán, un poblado de Caquetá.

Ahora ve
No te pierdas