G-77 se resiste a acuerdo climático

China e India creen que la reducción de gases invernadero afecta el desarrollo de su economía; los países en desarrollo desaprueban la implementación de sanciones si no hay mayor compromiso.
NUSA DUA, Indonesia (CNN) -

Naciones en desarrollo dijeron que resistirían "la presión e incluso las amenazas" de algunos países ricos para reforzar su lucha contra el cambio climático, mientras las conversaciones sobre un pacto mundial sobre el clima pendían de un hilo.

El grupo principal de negociación de los países en desarrollo, denominado G-77, dijo que no estaba dispuesto a acometer nuevos esfuerzos para luchar contra el cambio climático recortando las emisiones procedentes de los combustibles fósiles.

Temen que ésto afecte a su crecimiento económico, cuyo objetivo es sacar a millones de personas de la pobreza.

El G-77 reúne a unos 150 países en desarrollo, incluidos China e India, ambos entre los mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo.

Los países en desarrollo están bajo "una fuerte presión" para reducir sus emisiones, dijo el presidente del grupo, Munir Akram.

"Los países en desarrollo han resistido con éxito hasta la fecha el tipo de presiones e incluso amenazas que hemos afrontado para asumir compromisos," observó, en referencia a las amenazas de sanciones comerciales por parte de naciones desarrolladas no citadas.

Por su parte, Komi Tomyeba, uno de los miembros de la delegación de Togo, resaltó que "los países desarrollados quieren que las naciones en desarrollo tengan un compromiso. No creo que sea posible."

En la delantera

Naciones Unidas pretende que los países acuerden en el 2009 un pacto climático mundial. Esto implicaría a todas las naciones, encabezadas por Estados Unidos, e incluiría a estados en desarrollo como China, India y Brasil.

El Protocolo de Kioto obliga a todos los países industrializados, excepto a Estados Unidos, a recortar las emisiones de gases con efecto invernadero en un promedio del 5% por debajo de los niveles de 1990 para el período 2008-12, un primer paso para combatir las olas de calor, la desertificación, el derretimiento de los glaciares y el aumento del nivel de los mares que sufre cada vez más el planeta.

La ONU quiere un nuevo acuerdo que implique a todos los países, liderados por Estados Unidos, el máximo emisor de gases con efecto invernadero causados principalmente por la quema de combustibles fósiles, e incluya a países pobres como China e India, donde las emisiones se están disparando.

Los países ricos deberían continuar liderando la lucha, dijo Akram, identificando a Estados Unidos como el más reacio a aceptar su cuota justa en un nuevo pacto.

Las conversaciones recibieron el viernes previamente un nuevo ímpetu cuando la Unión Europea suavizó el tono en su enfrentamiento con Estados Unidos por los objetivos de emisión para el 2020, despertando esperanzas de un acuerdo para iniciar las negociaciones sobre un nuevo tratado sobre el calentamiento global.

La Unión Europea insistió originalmente en que la cumbre de dos semanas, que finaliza el viernes, debería fijar estrictas directrices para que los países ricos reduzcan para el 2020 las emisiones de gases con efecto invernadero pese al rechazo estadounidense.


Ahora ve
No te pierdas