EU ve sobornos en captura de venezolanos

Agentes venezolanos trataron de sobornar a quien llevaba dinero para la campaña de Kirchner; un fiscal dijo que la familia de Guido Antonini ha sido amenazada para no revelar a los donante
MIAMI (AP) -

El hombre que llevó un maletín repleto de dinero a Argentina para la campaña presidencial que posteriormente resultó ganadora, había recibido ofertas de dos millones de dólares de agentes venezolanos a cambio de su silencio y para que ayudara a encubrir quién enviaba el dinero, dijo el fiscal Thomas Mulvihill en una audiencia.

Dos de los cuatro hombres acusados de ser agentes venezolanos ilegales efectuaron el ofrecimiento a Guido Antonini Wilson, un ciudadano venezolano-estadounidense que está cooperando con el FBI en el caso, indicó Mulvihill.

Sin embargo, no identificó cuál de los acusados hizo la oferta, pero aseguró que la familia de Antonini recibió amenazas con el fin de que colaborara con los servicios de seguridad venezolanos para encubrir el envío de 800,000 dólares que Antonini llevó a Argentina en agosto, destinados a la campaña de la entonces candidata oficialista Cristina Fernández.

''El problema que causó es que se convirtió en un desastre de relaciones públicas'', manifestó Mulvihill. ''Para contener ese desastre de relaciones públicas, los agentes venezolanos se reunieron con el señor Antonini''.

La semana pasada la presidenta de Argentina denunció la investigación estadounidense, al igual que las autoridades venezolanas, que negaron haber intentado influenciar a algún candidato a la presidencia de Argentina.

La revelación más reciente tuvo lugar en una audiencia de los cuatro acusados, tres de los cuales permanecen detenidos sin el beneficio de la fianza. Un magistrado estadounidense concedió al cuarto, el uruguayo Rodolfo Wanseele, el beneficio de salir de prisión pagando una fianza de 150,000 dólares, pero canceló la orden para darle a los fiscales la posibilidad de apelar.

El papel de Wanseele en la presunta conspiración fue llevar a otro hombre _supuestamente un emisario del gobierno de Venezuela_ a una reunión realizada en una cafetería Starbucks de la Florida, dijo el agente del FBI Ryan Young.

Wanseele, de 40 años, ha vivido en Estados Unidos durante ocho años y trabaja para una empresa de exportaciones e importaciones.

El uruguayo actuó como vigilante de la reunión y luego llevó de regreso al supuesto emisario hasta su hotel, utilizando una ruta complicada de 64 kilómetros (40 millas) para cubrir una distancia de 11 kilómetros (7 millas), sostuvo Young.

La abogada que designó el tribunal para Wanseele, Sowmaya Bhagathi, alegó que su cliente merecía la fianza porque habría desempeñado un papel ínfimo y porque no tenía antecedentes criminales anteriores en Estados Unidos.

Pero Mulvihill expresó que los servicios de inteligencia de Venezuela se sentían cómodos utilizándolo a él en Estados Unidos.

También están acusados en el caso dos acaudalados empresarios venezolanos con lazos en Miami: Franklin Durán, de 40 años, y Carlos Kauffmann, de 35. Permanecen encarcelados sin fianza y dijeron el lunes al juez que buscaban completar los arreglos para contratar abogados la semana próxima.

Tanto Durán como Kauffmann son miembros de una nueva elite venezolana que se ha enriquecido durante la ''revolución bolivariana'' del presidente Hugo Chávez.

Ambos son accionistas de la petroquímica venezolana Venoco y han realizado negocios con la petrolera estatal de su país, que financia al gobierno de Chávez.

El cuarto acusado es el venezolano Moisés Maionica. Una audiencia para determinar si le otorgan fianza ha sido fijada para el 2 de enero.

Los cuatro hombres serían procesados y podrían presentar sus alegados en una audiencia del 28 de diciembre. De ser declarados culpables, podrían pasar hasta 10 años en una cárcel federal y tendrían que pagar hasta 250,000 dólares de multas.

 

Ahora ve
No te pierdas