Fidel Castro prepara su retiro: cubanos

El líder cubano dijo en una carta que no pretende aferrarse eternamente al poder en Cuba; muchas personas interpretaron el mensaje como el indicio de un futuro retiro del cargo que ocup
LA HABANA (CNN) -

El comentario del convaleciente líder cubano Fidel Castro de que no se aferrará eternamente al poder fue interpretado el martes por muchos en Cuba como el primer indicio de su futuro retiro, tras casi medio siglo al frente del país.

Castro, de 81 años, sugirió en una carta leída el lunes por la televisión estatal que no pretende mantenerse por siempre en el poder y afirmó que tampoco bloqueará el ascenso de nuevos dirigentes.

"Parece que está preparando la despedida", dijo un estudiante de informática en La Habana.

El líder cubano transfirió provisionalmente el poder el 31 de julio del 2006 a su hermano Raúl, por una enfermedad intestinal no revelada que lo tuvo, según explicó, al borde de la muerte. No ha sido visto en público desde entonces.

"Mi deber elemental no es aferrarme a cargos ni mucho menos obstruir el paso a personas más jóvenes, sino aportar experiencias e ideas cuyo modesto valor proviene de la época excepcional que me tocó vivir", dijo en una carta leída en la noche del lunes en la televisión estatal.

Fue la primera alusión a su futuro político en casi 17 meses de convalecencia.

"La carta tiene mucha sinceridad, mucha valentía", dijo Raúl González, un empleado de la radio estatal ya jubilado.

El Parlamento podría formalizar el retiro de Castro del Poder Ejecutivo en marzo del 2008, cuando se reúna para elegir al presidente del Consejo de Estado, el cargo que el líder ocupa desde hace más de tres décadas.

Aún enfermo, Castro fue nominado a comienzos de este mes al Parlamento, manteniendo así abierta la puerta para una eventual reelección.

Su mensaje, publicado el martes en la portada de Granma -el diario del gobernante Partido Comunista- no fija plazos para un eventual retiro, ni aclara cuál podría ser su futuro papel.

En el texto, Castro menciona al arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, que acaba de cumplir 100 años y continúa trabajando.

Pero en las calles de La Habana muchos hablaron de inyectar sangre joven al Gobierno que Castro encabeza desde su revolución de 1959.

"Fidel ya debería retirarse porque son muchos años y está enfermo. Es hora de que los jóvenes tengan una participación real en el Gobierno y en el país", dijo Aldo Fernández.

Miguel, un estudiante de periodismo en La Habana, sostuvo que Castro siempre favoreció el surgimiento de nuevos líderes.

"Pero su peso es tan grande que, indudablemente, gobierne el que gobierne, las grandes decisiones le van a ser consultadas", indicó.

Raúl, un general de 76 años, ha afirmado su liderazgo sin apartarse ni un milímetro de la línea política trazada por su hermano, demoliendo los pronósticos de caos de Estados Unidos.

Algunos creen que Raúl, un hombre con imagen de pragmático, podría abrir la economía y solucionar los problemas económicos del país.

Hace exactamente un año, el presidente interino advirtió que la generación histórica de la revolución, la suya, estaba llegando al final de su misión.

Ahora ve
No te pierdas