Catolicismo popular en Gran Bretaña

El primer ministro británico, Tony Blair, se convirtió recientemente de anglicano a católico; la asistencia a las iglesias anglicanas se ha reducido en casi un 50%.
LONDRES (CNN) -

La presencia de católicos en las iglesias británicas superó a la de los anglicanos, según un estudio publicado el domingo.

Oficialmente, Inglaterra se separó de Roma durante el reinado de Enrique VIII, hace más de 400 años, lo que marcó la predominancia de la iglesia de inglesa y el anglicanismo.

Sin embargo, una investigación realizada por el grupo Estudios Cristianos publicado en el periódico Sunday Telegraph mostró que cerca de 862,000 devotos fueron a un servicio católico cada semana en el 2006, superando a los 852,000 que fueron a la Iglesia de Inglaterra.

El estudio se publicó luego de que el ex primer ministro británico Tony Blair, criado como anglicano, anunció su conversión al catolicismo, uniéndose a su esposa y a sus cuatro hijos, fieles devotos católicos.

La asistencia a las iglesias anglicanas se ha reducido en casi un 50% durante los últimos cuarenta años. Sólo un 6% de la población británica va regularmente a misa. En Estados Unidos, dicha cifra es cercana al 40%.

En tanto, las cifras de presencia tanto en iglesias católicas como anglicanas cayeron, pero los números católicos han bajado menos gracias a la llegada de inmigrantes provenientes del este de Europa y sectores de África, lo que aumentó a las congregaciones católicas.

Las cifras y la conversión de Blair ayudaron a los líderes católicos, que ven un resurgimiento en la popularidad del catolicismo en un país que en el pasado rechazó dicha religión.

"Cuando un ex primer ministro se convierte al catolicismo, debe ser una señal de que el catolicismo realmente está resucitando en este país", escribió la editora del periódico católico semanal The Tablet, Catherine Pepinster, en el Sunday Telegraph.

Sin embargo, Blair, que actualmente se desempeña como enviado de paz para Oriente Medio, no es el primer británico de alto perfil en convertirse al catolicismo.

El escritor Evelyn Waugh, hijo de un pastor anglicano, se convirtió a inicios de la década 1930, y el novelista Graham Greene también lo hizo, pese a que sus libros generalmente planteaban dudas relacionadas con la fe.

Ahora ve
No te pierdas