Latinoamérica espera entrega de rehenes

Las FARC no han dicho dónde se producirá la primera liberación unilateral de prisioneros; el canciller venezolano llegó en la mañana a Colombia y se reunió con el comisionado de paz.
Los cinco helicópteros enviados por Venezuela continúan esta
VILLAVICENCIO, Colombia (CNN) -

Los helicópteros enviados por Venezuela a Colombia para recoger en la selva a tres rehenes cautivos de las FARC por años, seguían el lunes en tierra a la espera de la luz verde de la guerrilla, aumentando las dudas sobre la viabilidad de la operación.

Tres días después de que se inició el operativo para rescatar a las políticas Consuelo González, Clara Rojas y su pequeño hijo Emmanuel, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aún no han informado a Caracas ni a la Cruz Roja el sitio en donde se producirá su primera liberación unilateral de rehenes de alto perfil.

En medio de la incertidumbre sobre el futuro del plan del presidente venezolano, Hugo Chávez, los enviados de los Gobiernos de Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Ecuador, Francia y Suiza pasaron su segunda noche en la calurosa y húmeda ciudad colombiana de Villavicencio, unos 90 kilómetros al sudeste de Bogotá y desde donde se coordina la operación.

En horas de la mañana llegó sorpresivamente a la ciudad el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

En medio de un completo hermetismo, el funcionario inició de inmediato una reunión privada con el alto comisionado para la paz de Colombia, Luis Carlos Restrepo, según dijo a Reuters una fuente del Gobierno colombiano.

"Tuvimos anoche una reunión con él (con Maduro) y nos comentó que todo va por buen camino", dijo Ismael Malagón quien viajo con el diplomático en el avión desde Caracas y es hermano de un efectivo de las Fuerzas Armadas retenido por la guerrilla desde 1998.

"El hecho de que el canciller Maduro esté aquí en Colombia es una buena señal de que las cosas se están andando bien", agregó.

De acuerdo al plan original, los observadores, liderados por el ex presidente argentino Néstor Kircher, deberían ir a la selva a recoger a los tres rehenes, entre ellos a un niño de unos tres años nacido en cautiverio.

La guerrilla más antigua de América Latina prometió entregar los secuestrados a Chávez como una muestra de desagravio, luego de que el mandatario izquierdista fuera suspendido por Colombia como interlocutor para un canje de rehenes por rebeldes presos.

Mientras que para el mandatario su rol en la operación es un bálsamo tras haber sido derrotado en un referendo constitucional en su país y mantener roces diplomáticos con varias naciones, las FARC buscan con la liberación mejorar en algo su imagen de crimen y secuestro.

Pedido humanitario

La jefa de la misión de la Cruz Roja en Colombia, Barbara Hintermann, pidió a la guerrilla agilizar la entrega de las coordenadas del sitio de la liberación por razones humanitarias.

"Este llamado es puramente humanitario, creo que la espera de los familiares es larga y cada día es más duro el sufrimiento de ellos y de los rehenes. El llamado es en el sentido que las FARC puedan liberarlos y dar las informaciones sobre el lugar de la liberación de manera muy pronta", dijo la funcionaria.

Los cinco helicópteros enviados por Venezuela permanecían el lunes estacionados en una de las pistas del aeropuerto Vanguardia de Villavicencio, punto de entrada a las selvas y llanuras del sureste de Colombia.

El ex ministro del Interior de Venezuela, Ramón Rodríguez Chacín, comisionado por Chávez para organizar la operación, anunció el domingo que sólo viajará a Colombia cuando tenga la información sobre el sitio de la entrega, lo que hace prever que la operación podría demorarse varios días más.

González, de 57 años, y Rojas de 44, fueron secuestradas por las FARC hace unos seis años, en un cautiverio que se ha prolongado por las posiciones inflexibles de las partes para negociar un acuerdo humanitario para liberar a 47 rehenes a cambio de la excarcelación de unos 500 rebeldes.

Emmanuel, que nació en el cautiverio fruto de una relación de Rojas con un guerrillero, se ha convertido en un símbolo de esperanza para los secuestrados.

Ahora ve
No te pierdas