Cheney ileso tras ataque en Afganistán

El vicepresidente de EU no fue herido en el ataque suicida atribuido al Talibán; Cheney dijo que escuchó "una potente explosión".
BAGRAM, Afganistán (AP) -

El vicepresidente Dick Cheney resultó ileso este martes de un atentado en que un suicida detonó una bomba en la entrada de la principal base militar de Estados Unidos en Afganistán, matando a por lo menos 23 personas y lesionando a más de 20.

El Talibán se atribuyó la responsabilidad del ataque y dijo que Cheney era el blanco.

Cheney dijo a reporteros que él escuchó ''una potente explosión'' y que el Servicio Secreto le informó del ataque y que funcionarios le trasladaron a un refugio de bombas en Bagram.

''Cuando la situación se calmó y ellos tuvieron una idea más clara de lo que estaba pasando, yo regresé a mi habitación'', dijo Cheney.

Al preguntársele si el Talibán estaba tratando de enviar un mensaje con el ataque, Cheney dijo que los milicianos ''claramente tratan de encontrar formas de cuestionar la autoridad del gobierno central''.

''Atacar la base de Bagram con una bomba, supongo, es una forma de hacerlo'', dijo. ''Eso no debería afectar nuestra conducta''.

El vicepresidente se reunió con el presidente afgano Hamid Karzai en la capital, Kabul, unas dos horas después del ataque, tras lo cual partió del país.

Existían informes contradictorios sobre la cantidad de muertos.

El gobernador provincial Abdul Jabar Taqwa dijo que 20 personas murieron.

Pero la OTAN indicó que de acuerdo con informes iniciales el ataque dejó tres muertos: un soldado estadounidense, un efectivo sudcoreano de la coalición internacional en Afganistán y un contratista del gobierno estadounidense cuya nacionalidad no fue conocida de inmediato.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte añadió que 27 personas fueron heridas.

Se desconocía de inmediato las razones de tan amplia discrepancia en las informaciones.

Periodistas de la AP en el lugar del atentado dijeron que vieron al menos 12 cadáveres en bolsas negras y el traslado de ataúdes de madera de la zona de la base a un mercado cercano, donde centenares de afganos se congregaron luego del estallido.

El mayor William Mitchell dijo que al parecer la explosión no tuvo el propósito de amenazar al vicepresidente. ''No estaba cerca del lugar de la explosión'', afirmó. Cheney estaba ''seguro dentro de la base al momento del estallido''.

Sin embargo, un presunto vocero del Talibán, Qari Yousef Ahmadi, aseguró que Cheney era el objetivo del ataque y dijo que éste fue realizado por el afgano Mula Abdul Rahim de la provincia de Logar.

''Sabíamos que Dick Cheney estaría en la base'', expresó Ahmadi a la AP por teléfono desde un lugar no revelado. ''El atacante trataba de llegar hasta Cheney''.

Mitchell hizo notar que Cheney solamente se pasó la noche en la base luego que una reunión con Karzai el lunes fuese cancelada a causa del mal tiempo.

''Pienso que es algo traído por los pelos'', dijo, refiriéndose a las aseveraciones del Talibán. ''Ni siquiera se suponía que el vicepresidente estuviese aquí, así que fue una sorpresa para todo el mundo''.

La explosión ocurrió cerca del primero de los al menos tres puestos de control que los vehículos deben pasar antes de ingresar a la base de Bagram.

''Tenemos una seguridad elevada aquí todo el tiempo. Nuestras medidas de seguridad estaban en marcha y el asesino nunca tuvo acceso a la base'', dijo el teniente coronel James E. Bonner, comandante de operaciones en la instalación. ''Cuando supo que no podría ingresar a la base, atacó a la población local''.

El atentado no fue el primero dirigido al parecer contra un alto funcionario estadounidense en Afganistán. En enero del año pasado, un miliciano se hizo volar con una bomba en la provincia de Uruzgan durante una visita supuestamente secreta del embajador de Estados Unidos. El ataque mató a 10 afganos.

Cheney, que había pernoctado en Bagram, salió de la base unas dos horas después de la explosión que ocurrió a las 10:00 de la mañana.

El estallido levantó una columna de humo que fue visible desde el interior de la instalación militar para los periodistas que acompañan al vicepresidente. Las autoridades militares estadounidenses declararon la ''alerta roja'' en la base.

Cheney voló en avión a Kabul, 50 kilómetros al sur de Bagram, para reunirse con Karzai luego que su encuentro programado para el lunes fue cancelado debido a que el mal tiempo impidió el viaje del vicepresidente a la capital afgana.

Ahora ve
No te pierdas