La ventana abierta evita enfermedades

Para evitar la expansión de un virus como el de la gripe aviar, se recomienda abrir una ventana en los hospitales construídos antes de 1950 se contagiarían menos enfermedades.
Sólo hay que abrir la ventana. (Especial)  (Foto: )
WASHINGTON (CNN) -

Evitar la expansión de una enfermedad en un hospital sería tan simple como abrir una ventana.

La solución, que no requiere de gran tecnología, podría ayudar a prevenir el contagio de infecciones aéreas, como la tuberculosis e, irónicamente, los hospitales viejos con techos altos y ventanas grandes serían los de mejor diseño para esto, señaló en un equipo internacional de investigadores.

Las instalaciones antiguas funcionaron mejor que las habitaciones modernas, con diseños costosos, a la hora de sacar del ambiente el aire infectado, indicaron los investigadores en la revista PLoS Medicine, de la Public Library of Science.

"Abrir las ventanas y las puertas maximiza la ventilación natural y, por lo tanto, el riesgo de contagio aéreo es mucho menor que con los costosos sistemas de ventilación mecánica, que requieren mantenimiento", escribieron en su informe Rod Escombe, del Imperial College London, y sus colegas.

"Las instalaciones clínicas antiguas, con altos techos y ventanas grandes otorgan una mejor protección. La ventilación natural cuesta muy poco y su mantenimiento es gratuito", agregaron los investigadores.

Para su reporte, el equipo de Escombe evaluó el estado del aire en ocho hospitales de Lima, la capital de Perú.

Las salas, construidas hace más de 50 años, con amplias ventanas y techos muy altos, tenían mejor ventilación que las habitaciones modernas.

La tuberculosis se transmite por medio de una bacteria que puede flotar en el aire, y por ello los investigadores calcularon lo que implican sus hallazgos para el contagio de esa enfermedad.

Los expertos estimaron que en las habitaciones ventiladas mecánicamente, el 39% de las personas susceptibles se infectarían después de 24 horas de exposición a un paciente con tuberculosis sin tratar.

Esto, comparado con una tasa de infección del 33% en las habitaciones modernas con ventanas abiertas y del 11% en una sala de estilo antiguo, previo a 1950.

"Descubrimos que abrir las ventanas y las puertas provee una ventilación media de 28 cambios de aire por hora, más del doble que en las habitaciones ventiladas mecánicamente, que tienen los 12 cambios de aire por hora recomendados para las zonas de alto riesgo", escribieron los especialistas.

Los expertos están observando estos factores para intentar prepararse ante una posible pandemia de gripe aviaria, una condición que por el momento afecta fundamentalmente a las aves pero que ya causó la muerte de al menos 167 personas desde el 2003.

Ahora ve
No te pierdas