Senado EU deroga autoridad de Gonzales

La cámara alta derogó la autoridad del gobierno de designar fiscales federales sin su aprobació
El Senado responde a Gonzales por la destitución de varios  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

El Senado votó por abrumadora mayoría este martes a favor de derogar la autoridad del gobierno de designar fiscales federales sin aprobación senatorial, como respuesta al escándalo que envuelve al secretario de Justicia Alberto Gonzales por la destitución de varios fiscales.

Por 94 votos a favor y dos en contra, la cámara alta aprobó la moción que cancela la cláusula en la ley antiterrorista conocida como Ley Patriota, que permitía al secretario de justicia designar fiscales sin confirmación senatorial.

Los demócratas denuncian que el gobierno de George W. Bush abusó esa autoridad al despedir a ocho fiscales federales, al parecer por motivos políticos.

Horas antes, Gonzales había recibido una llamada del presidente Bush en que el mandatario le expresó su enfático apoyo. Gonzales, el hispano de mayor jerarquía en el gobierno estadounidense, es amigo de larga data de Bush.

''Si permitimos que se politicen los fiscales, estaríamos permitiendo que se politice a todo el personal de las agencias judiciales'', dijo el presidente de la Comisión de Asuntos Judiciales, el demócrata Patrick Leahy.

Según la ley, que aun tendría que ser aprobado por la Cámara de Representantes, cuando haya una vacante en el cargo de un fiscal federal, el gobierno tendría 120 días para designar a designar a un fiscal interino. Si el Senado no lo confirma en ese plazo, un reemplazo permanente deberá ser designado por un juez federal de distrito.

En esencia, el Senado hizo que la ley relativa a los nombramientos de fiscales federales volviera a ser como era antes de que el Congreso aprobara la Ley Patriota, despojándole de la facultad unilateral para efectuar nombramientos, la cual había sido incorporada a pedido del gobierno después de los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001.

La votación se produjo en momentos en que Gonzales y la Casa Blanca se preparaban para enfrentar más dificultades a consecuencia de los despidos. La presidencia también negó los reportes de que estaba buscando posibles reemplazos de Gonzales. ''Esos rumores son falsos'', dijo la subsecretaria de prensa Dana Perino.

La Casa Blanca ofreció este martes permitir que el estratega político Karl Rove y la ex asesora legal del gobierno, Harriet Miers, puedan conceder entrevistas ,pero no declarar bajo juramento, ante los comités del Congreso que investigan el despido de los ocho fiscales.

La Casa Blanca ofreció concertar entrevistas con Rove, Miers, el consejero legal adjunto William Kelley y J. Scott Jennings, asesor de la directora política de la Casa Blanca, Sara Taylor, que trabaja para Rove.

''Esas entrevistas serían privadas y se realizarían sin necesidad de un juramento, trascripción, testimonios subsecuentes o la emisión subsecuente de citatorios'', afirmó Fielding en una carta dirigida al presidente de los comités judiciales de la Cámara de Representantes y del Senado.

En la carta, Fielding dijo que los más de 3,000 documentos dados a conocer por el Departamento de Justicia ''no reflejan que ningún fiscal estadounidense fue despedido para interferir con alguna investigación penal en curso o futura, ni por ninguna otra razón inadecuada''.

También indicó que la Casa Blanca está dispuesta a permitir que los legisladores tengan amplio acceso a la información pertinente.

Bush llamó a Gonzales desde la Oficina Oval a las 7:15 de la mañana y hablaron varios minutos en torno al escándalo político por los despidos de los fiscales, un asunto que ha colocado al secretario de Justicia en el centro de una controversia y que ha suscitado dudas sobre si podrá sobrevivir políticamente.

La Casa Blanca dio a conocer la llamada telefónica de Bush para respaldar a Gonzales y con ello intentó recabar apoyo de los republicanos para él.

En una reunión posterior con reporteros, Tony Snow, el secretario de prensa de la Casa Blanca, consideró que la llamada de Bush al secretario de Justicia era ''un voto de confianza muy firme''.

Ahora ve
No te pierdas