Marinos británicos confiesan culpa: Irán

-
TEHERÁN (CNN) -

El Ejército iraní dijo el sábado que los marinos británicos que detuvo en el Golfo Pérsico confesaron haber entrado en sus aguas ilegalmente, pero Gran Bretaña insistía en que fueron apresados dentro de territorio iraquí.

Fuerzas iraníes capturaron el viernes a 15 marineros y marinos británicos en la boca del canal Shatt al-Arab, que marca el comienzo del extremo sur que divide a Irán e Irak. El caso generó una crisis diplomática en un momento en que la tensión con Estados Unidos y otras grandes potencias es alta debido a las ambiciones nucleares de Teherán.

La agencia de noticias iraní Fars dijo que los marinos fueron transferidos a la capital Teherán para que expliquen su "agresiva acción", pero esto no pudo ser confirmado inmediatamente. Fars también precisó que entre los británicos detenidos figuraban varias mujeres.

"Estas personas están siendo investigadas y confesaron que violaron las aguas de la República Islámica de Irán", dijo la agencia de noticias ISNA citando a un funcionario militar de alto rango.

El comandante Alireza Afshar dijo a la radio estatal que los marinos británicos gozaban de buena salud. "La investigación continúa y ellos están saludables y no hay ningún problema", agregó.

El canal de televisión iraní al-Alam lo citó más tarde diciendo que las "confesiones" serían divulgadas pronto, pero no especificó de qué manera.

Afshar dijo que fueron detenidos el viernes por unidades navales de las Guardias Revolucionarias, el ala de las fuerzas armadas que tiene una estructura de comando separada del Ejército regular.

Gran Bretaña no ha divulgado los nombres de los marinos.

"Aún mantenemos que estaban en aguas iraquíes cuando fueron capturados", dijo un diplomático británico en Teherán, quien precisó que desconocía si fueron trasladados a la capital.

Además dijo que el embajador británico tiene previsto reunirse el domingo con funcionarios del ministerio de Asuntos Exteriores iraní para presionar por su liberación y lograr acceso a ellos. "Nos gustaría verlos lo antes posible", dijo el diplomático.

Llamado a consulta

Gran Bretaña dijo que marinos que iban a bordo de dos naves de la Armada Real Británica habían realizado una operación de abordaje a un buque mercante en una misión aprobada por Naciones Unidas en aguas iraquíes cuando botes iraníes los rodearon y capturaron.

Un pescador iraquí que dijo haber visto cuando las fuerzas iraníes detuvieron a los marinos, agregó el sábado que el barco que las tropas británicas investigaban se encontraba anclado en aguas iraquíes.

El incidente impulsó en la víspera a los precios del petróleo a un máximo de tres meses. Sucedió un día después de que Irán lanzó una semana de juegos de guerra navales en toda su costa, incluido el extremo norte del Golfo, que da acceso a la producción petrolera de Irak, Irán y Kuwait.

Además ocurre cuando los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se preparan para votar posteriormente el sábado una resolución que imponga nuevas sanciones a Irán por su negativa a detener su programa de enriquecimiento de uranio, que según Occidente intenta fabricar bombas atómicas.

Teherán argumenta que solo busca generar electricidad en el cuarto exportador mundial de petróleo.

El paquete de sanciones apunta contra las exportaciones de armas de Irán, su banco estatal Sepah y las Guardias Revolucionarias.

En Londres, Gran Bretaña sostuvo una reunión de una hora con el embajador iraní para demandar la inmediata liberación del personal naval, dijo una portavoz de la Oficina de Asuntos Exteriores, en la segunda reunión que se celebra en Londres en torno al tema desde que ocurrió el incidente el viernes.

Asimismo, la Unión Europea demandó la inmediata liberación de los detenidos, dijo Alemania el sábado.

El incidente es similar a uno ocurrido en el 2004 en el que ocho soldados británicos pasaron tres noches en manos de las Guardias Revolucionarias antes de ser liberados ilesos. Irán dijo en ese entonces que habían cruzado a sus aguas.

Ahora ve
No te pierdas