Renace Jersey City, después del 11-S

El afamado arquitecto holandés Rem Koolhas, construirá un edificio vanguardista de 400mdd; el inmueble albergará unos 300 apartamentos, y pretende ser "una obra de arte de 52 pisos".
El nuevo edificio reemplazará una antigua tabacalera (Especi  (Foto: )
JERSEY CITY (AP) -

Jersey City ha surgido como una opción sumamente atractiva, desde la que es posible seguir viendo la silueta de los imponentes rascacielos de Manhattan.  Ahora, con el trabajo de arquitectos como el argentino César Pelli y el holandés Rem Koolhas, la ciudad se encamina a tener sus propios "edificios célebres".

El holandés anunció la semana pasada sus planes para la construcción del edificio de 110,000 m2, que tendrá un diseño inusitado: tres losas rectangulares dispuestas en forma perpendicular entre sí, y las autoridades de la ciudad, afirman que se trata de una "pieza artística de 182 metros de altura".

Hoy muchas personas en Manhattan (y más de un negocio), empiezan a retirarse  en busca de nuevos lugares donde residir, no sólo por los atentados ocurridos el 11 de septiembre de 2001, sino también por los altos costos en alquileres.

Gracias a su ubicación privilegiada, Jersey City, la segunda ciudad más grande de Nueva Jersey, ofrece no sólo un lugar desde el que uno puede desplazarse rápidamente a Manhattan, sino ahora además la elegancia de un condominio vanguardista de 52 pisos, así como un hotel en torre, que abrirán próximamente.

Ambos inmuebles serían la atracción principal en un distrito con mucha actividad artística, diseñado por Koolhas, aclamado internacionalmente.

El nuevo edificio reemplazará las instalaciones de lo que fue una tabacalera, inmueble de ladrillos construido hace 130 años, el cual está ya en demolición.

Las constructoras Athena Group y BLDG Management Co., ambas de Nueva York, han señalado que cada uno de los 300 apartamentos tendrá un precio de entre medio y un millón de dólares.

Como muchas ciudades del mundo, Jersey City trata de aprovechar la arquitectura para mejorar su imagen, dijo Paul Goldberger, crítico de la revista New Yorker.

''La arquitectura es, cada vez con mayor frecuencia, un medio que las ciudades usan para ascender un par de peldaños'', dijo el crítico arquitectónico. ''Esto muestra que Jersey City ha alcanzado un nuevo nivel y que en la actualidad resulta sensato hacer algo así''.

El inmueble de Koolhaas, de 400 millones de dólares, sería completado en tres o cuatro años, y se sumará a una cartera creciente de bienes raíces en Jersey City.

La torre de Koolhaas pondrá a Jersey City en el mapa mundial por otras razones, consideró Hilary Ballon, catedrática de historia de la arquitectura en la Universidad de Columbia: ''La gente querrá ver un edificio de Koolhaas'', dijo. ''No sólo porque es un arquitecto famoso, sino por lo que significa su obra''.

El arquitecto holandés, quien ha ganado el prestigioso premio Pritzker Architectural, ha diseñado también la tienda de Prada en Nueva York, la sala de conciertos Casa da Musica en Oporto, Portugal, y las oficinas generales de la Televisión Central China, que se construyen en Beijing.

Ahora ve
No te pierdas