Planes de contingencia para empresas

AON prepara a las empresas para enfrentar lo inesperado, saber qué hacer evita costos mayores; en EU las estadísticas dicen que si una firma deja de operar 6 meses, puede morir en dos años.
Es mejor prevenir que lamentar (Proceso foto).  (Foto: )
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Al igual que en los hospitales los médicos de las salas de emergencia deben reaccionar automáticamente cuando llega un herido, las empresas deben de contar con planes de contingencia para hacer frente a desastres naturales y humanos que pudieran imposibilitar su operación.

Entre los problemas que puede enfrentar una compañía están terremotos, manifestaciones, inundaciones y balaceras, detalló el director de prevención de riesgos de la firma internacional de consultoría AON, Patrick Old.

Para implementar y operar un plan de contingencia una empresa puede llevarse entre 6 a 8 meses, y estos esquemas deben revisarse y modificarse, según sea necesario, al menos dos veces al año, dijo el experto.

Explicó que entre los programas que debe contar una firma para hacer frente a problemas, lo que AON denomina un Plan Gerencial de Continuidad de Negocios, es necesario primero contar con sitios alternos de trabajo, para asegurar que la empresa continúe operando aunque sea fuera de sus oficinas centrales.

Agregó que para dar este primer paso es necesario “identificar cuáles son aquellos trabajos o puestos o procesos críticos que necesitan seguir funcionando día a día”, para poder contar con la infraestructura alterna necesaria y no incurrir en gastos innecesarios.

Un segundo plan que se puede implementar es el de “árbol de llamadas”, donde un “grupo comando” designado se encarga de avisar a todos los empleados que no vayan a las oficinas y a la par les indica dónde y cómo pueden cumplir con sus labores.

“Normalmente lo que sucede para empresas que no están preparadas es que toda la fuerza laboral se presenta y se empiezan a acumular ahí afuera, entonces se convierte en un peligro porque empieza a haber confrontaciones con los manifestantes, los pueden tomar como rehenes”, alertó.

Un tercer rubro del plan de contingencia es tener entrenados a los directivos para manejar a los medios de comunicación en momentos de crisis.

También se debe de contar con un respaldo de la información de la compañía, y tener contabilizado con cuántas computadoras portátiles se cuenta, con cuántas líneas telefónicas alternas.

Old indicó que el costo de un plan de contingencia sí puede llegar a ser caro, pero no se compara con lo que pueden perder si dejan de operar.

“Se exponen a perder clientes, y el perder un cliente es carísimo recuperarlo (…). Hay estadísticas en Estados Unidos que dicen que empresas que permanecen fuera del mercado por más de 6 meses, en dos años el 90% deja de existir”, explicó.

Ahora ve
No te pierdas