El Papa duda de la Teoría evolutiva

Benedicto XVI dice que la teoría darviniana no está comprobada del todo científicamente.
Benedicto XVl, escéptico. (Reuters)  (Foto: )
BERLÍN (AP) -

Benedicto XVI, en sus primeras reflexiones sobre evolución publicadas como pontífice, afirma que la teoría de Darwin no puede ser demostrada en última instancia y que la ciencia ha estrechado de forma innecesaria la visión de la humanidad sobre la creación, pero se abstuvo de respaldar la teoría del diseño inteligente.

En un nuevo libro, “Creación y Evolución”, publicado el miércoles en alemán, el papa elogió el progreso obtenido por la ciencia, pero advirtió que la evolución plantea cuestiones filosóficas que la ciencia por sí misma no puede responder.

“La cuestión no es tomar una decisión en favor de un creacionismo que fundamentalmente excluye a la ciencia, o para favorecer una teoría evolutiva que cubre sus propias lagunas y no quiere ver las preguntas que se ciernen más allá de las posibilidades metodológicas de las ciencias naturales”, expresó el papa.

En vez de ello, la razón científica y filosófica deben trabajar unidas, expresó, de una manera en que la fe no sea excluida.

“Encuentro que es importante subrayar que la teoría de la evolución implica cuestiones que deben ser asignadas a la filosofía y las cuales por sí mismas nos conducen más allá de los límites de la ciencia”, dice el libro, en el cual se registra una reunión con colegas teólogos que el papa conoce desde hace años.

En el libro, Benedicto reflexionó sobre el comentario de su predecesor, Juan Pablo II, en 1996, de que las teorías de Charles Darwin sobre la evolución eran sensatas siempre que tomaran en consideración que la creación era la obra de Dios, y que la teoría de Darwin sobre la evolución era “más que una hipótesis”.

“El papa (Juan Pablo) tuvo sus razones para decir esto”, expresó Benedicto. “Pero también es cierto que la teoría de la evolución no está demostrada fehacientemente”.

Benedicto añadió que la inmensa temporalidad que abarca la evolución hace que sea imposible conducir experimentos en un ambiente controlado para finalmente verificar o refutar la teoría.

“No podemos meter a 10,000 generaciones en el laboratorio”, expresó.

En años recientes la teoría de la evolución de las especies ha sido atacada por los propulsores -en su mayoría protestantes conservadores- del “diseño inteligente”, quienes creen que los organismos vivos son tan complejos que debieron ser creados por una fuerza superior en vez de sólo haber evolucionado de formas más primitivas.

Ahora ve
No te pierdas