Robert Gates llega a Bagdad

El secretario de Defensa, quiere un progreso más rápido en la reconciliación de paz en Irak; después de la muerte de unas 200 personas tras bombazos, Gates instó a los iraquíes a compromet
BAGDAD (CNN) -

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, arribó el jueves a Bagdad para decir a los líderes de Irak que Estados Unidos quiere un progreso más rápido en los esfuerzos de reconciliación, un día después de que bombas provocaron la muerte de unas 200 personas.

"Los iraquíes deben saber (...) que esto es un compromiso con final abierto", dijo Gates, refiriéndose a la presencia de las tropas de Washington en Irak y al nivel de apoyo al Gobierno del país árabe.

"Francamente, me gustaría ver un progreso más veloz", agregó Gates a periodistas antes de partir de Tel Aviv hacia Bagdad.

Supuestos militantes sunitas de Al Qaeda detonaron una serie de bombas el miércoles en áreas principalmente chiítas de Bagdad, el peor día de violencia en la ciudad desde el lanzamiento del plan de seguridad en febrero.

Gates voló más tarde al bastión insurgente de Falluja, en donde estaba previsto que se reuniera con las tropas estadounidenses estacionadas allí.

La visita a Irak es la tercera de Gates desde que asumió como secretario de Defensa, pero es la primera desde la decisión del presidente George W. Bush de enviar 30,000 soldados extra, mayoritariamente a Bagdad.

Las tensiones sectarias entre la mayoría chiíta y los árabes sunitas, dominantes bajo el gobierno de Saddam Hussein, siguen siendo elevadas desde que el ataque en febrero del 2006 a un santuario en Samarra desató una ola de violencia que ha dejado decenas de miles de muertos.

Washington, que tiene 146,000 efectivos en Irak, dice que el progreso militar debe ser igualado por la reconciliación política entre las comunidades iraquíes enfrentadas.

Horas antes de la llegada de Gates, un suicida en un coche bomba mató a 10 personas en el sur de Bagdad, cuando impactó su vehículo contra un tanque de combustible, dijo la policía. Otra fuente de seguridad informó que los muertos fueron tres.

Los iraquíes, hartos de la guerra, descargaron su ira el jueves sobre el plan de seguridad en Bagdad, que llevó a una disminución de las matanzas sectarias, pero fracasó en detener ataques con bomba y otros atentados a gran escala.

Los ataques del miércoles pasado, despertaron el temor a nuevas represalias, especialmente por parte de la milicia chiíta del Ejército Mehdi, del clérigo antiestadounidense Moqtada al-Sadr.

Ahora ve
No te pierdas