Brasil quiere crear genérico antisida

El país sudamericano dio el primer paso para romper la patente de un medicamento anti retrovira podrá fabricar versiones genéricas del remedio si no se llega a un acuerdo con el laboratorio M
Los expertos piden mayor reducción en el precio de antirretr  (Foto: )

Al declarar de ''interés público'' una medicina utilizada en el tratamiento del sida, Brasil dio el primer paso para romper la patente del remedio fabricado por un laboratorio internacional, se informó este miércoles.

El Ministerio de Salud dijo en un comunicado que el ministro José Gomes Temporao firmó la declaración de interés público y que fue publicada en la jornada en el Diario Oficial.

Por un acuerdo de la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre propiedad intelectual está permitido que los gobiernos fabriquen versiones genéricas de medicinas patentadas en situaciones específicas -como por ejemplo amenazas para la salud de la nación- si no logran un acuerdo con la empresa que es propietaria de la patente.

La medicina que Brasil declaró de interés público es el anti retroviral ''Efavirenz'' y es fabricada por el laboratorio alemán Merck, que no se pronunció de inmediato sobre la decisión de Brasil.

Con la declaración emitida por Brasil se abre de inmediato un período en que las partes pueden negociar antes que el gobierno anuncie formalmente la ruptura de la patente.

Ya en 2005, Brasil siguió el mismo procedimiento con el medicamento Kaletra, del laboratorio estadounidense Abbot y logró al final un acuerdo, evitándose la ruptura de la patente del remedio.

Ahora ''la medida fue tomada porque el laboratorio Merck, que tiene la patente de Efavirenz, no aceptó la propuesta de reducción del precio que fuera satisfactoria para Brasil, uno de los mayores compradores mundiales del medicamento'', dijo el ministerio en un comunicado.

En noviembre del 2006, el gobierno brasileño inició las negociaciones para la reducción del precio del medicamento para el contrato de ese año, agregó la nota oficial. La propuesta era que el laboratorio diera el mismo precio que le cobra a Tailandia -0.65 dólares por comprimido de 600 miligramos- mientras Brasil paga 1.59 dólares.

''La diferencia entre los precios practicados por el mismo laboratorio para los dos países es de 136%'', aseguró el ministerio en el comunicado.

Merck propuso entonces un descuento de 2%, lo cual ''fue considerado inaceptable'' por Brasil.

De acuerdo con el ministerio, 38% de los pacientes de sida en Brasil utilizan ese medicamento.

Entre los países en desarrollo, Brasil cuenta con un exitoso historial en su lucha anti-sida a través de campañas públicas y distribución gratuita de millones de preservativos. Brasil, además, entrega gratuitamente su coctel de drogas a unos 180,000 pacientes en todo el país y la meta es llegar a 200,000 personas para fines del 2007, de acuerdo con el ministerio.

 

Ahora ve
No te pierdas