Se buscan católicos, hay crisis mundial

El Papa tratará de revertir la pérdida de fieles en los países latinoamericanos; el Vaticano estima que en América hay 500 millones de creyentes, la mitad de los de todo el mun
En América hay 500 millones de católicos, la mitad de los fi
BOGOTA (AP) -

El papa Benedicto XVI buscará renovar la tarea evangelizadora y revertir la pérdida de feligreses que ha generado una crisis en el catolicismo, al inaugurar el 13 de mayo en la basílica de Aparecida, Brasil, la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano.

''La crisis no es sólo de la Iglesia: la padecemos todos, es una crisis de la época; una época de cambios, con riesgos y amenazas pero que abre hermosas oportunidades'', dijo el obispo argentino Andrés Stanovnik, secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

El obispo señaló que la V Conferencia quiere impulsar la evangelización del continente, en momentos en que florecen otras iglesias que se nutren de quienes abandonan el catolicismo.

El Vaticano estima que en América hay 500 millones de católicos, la mitad de todos los del mundo; pero un creciente número de ellos están migrando a otras confesiones. En Brasil, del 90% de la población que se consideraba hasta hace poco católica, sólo queda cerca del 70%.

Las polémicas en torno al celibato y los sacerdotes acusados de abusos sexuales contra menores son factores que han afectado a la Iglesia Católica.

''Los sacerdotes estamos contentos con el celibato'', aseguró, y citó una encuesta hecha en España en el que el 97% de los curas lo aprobaban.

Los casos de pedofilia que involucran a sacerdotes, concentrados especialmente en Estados Unidos, igual despertaron gran interés mediático pero tampoco son un tema fundamental para la Iglesia que los considera casos aislados, afirmó el secretario del CELAM.

Las diócesis de California y Boston pagaron entre 2004 y 2005 indemnizaciones por 185 millones de dólares a 585 personas que alegaron haber sido abusadas por sacerdotes católicos.

Stanovnik cree que de la mano del papa Benedicto XVI, la Iglesia tomará un nuevo impulso en Latinoamérica, una región en donde su carismático antecesor Juan Pablo II ganó enorme simpatía con numerosas visitas a los países de la región durante sus 25 años de pontificado.

''Se dice que a Juan Pablo II iban a verlo y a Benedicto XVI a escucharlo'', afirmó el prelado argentino.

Agregó que Benedicto XVI reúne más gente en sus audiencias semanales y apariciones en la Plaza de San Pedro que su antecesor.

En opinión del obispo Stanovnik, la presencia de Benedicto XVI en Brasil, la mayor nación católica del mundo con unos 150 millones de fieles, es un mensaje de aliento y un nuevo impulso a la tarea evangelizadora.

Con una misa en la mañana del domingo 13 de mayo en la basílica de Aparecida, el Papa inaugurará la Conferencia en la que participarán 267 delegados, incluyendo 162 obispos, sacerdotes, laicas y laicos, religiosas y religiosos, peritos y observadores de otras confesiones cristianas y del rabinato judío.

Para el documento final que aprobará la reunión hicieron aportes organismos episcopales e instituciones católicas con el fin de ''discernir el profundo cambio cultural que vivimos, a fin de buscar juntos caminos más adecuados para vivir con fidelidad creativa el mensaje del Evangelio y transmitirlo con nuevo ardor misionero'', dijo el secretario del CELAM.

Ahora ve
No te pierdas