Blair se despide el 27 de junio

El primer ministro británico abandonará el cargo 10 años después de su llegada al poder; el actual ministro de Finanzas, Gordon Brown, se perfila como el favorito para reemplazar a Bla
Sus días como primer ministro de Gran Bretaña terminan el 27  (Foto: )
TRIMDON, Inglaterra (CNN) -

El primer ministro británico, Tony Blair, anunció el jueves que abandonará el cargo el próximo 27 de junio, 10 años después de su llegada al poder, aclamada entonces como un nuevo amanecer para Gran Bretaña aunque luego se vio ensombrecida por la guerra de Irak.

La dimisión de Blair da inicio a un debate sobre el liderazgo del Partido Laborista, en el que el ministro de Finanzas, Gordon Brown, es el claro favorito. Automáticamente se convertiría en el próximo primer ministro británico.

"Les diré una cosa: con la mano en el corazón, hice lo que pensé que era correcto", dijo Blair el jueves a los miembros de su partido en Trimdon, en el norte de Inglaterra.

Blair, el aliado más cercano del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, deja el cargo en medio del disgusto de sus votantes por enviar a las tropas británicas a unirse a la invasión dirigida por Washington en el 2003.

Una rebelión en el Partido Laborista lo llevó a decir en septiembre que dimitiría en un año para permitir a su aparente sucesor, el ministro de Finanzas, Gordon Brown, asumir el cargo.

Sin embargo, a Blair se lo recordará por ayudar a conseguir la paz para Irlanda del Norte después de décadas de violencia, por ganar tres elecciones consecutivas para los laboristas por primera vez, y por llevarlos desde la izquierda hasta el centro de la política británica.

Una encuesta de opinión publicada el jueves por el diario Guardian mostró que el 60% de los votantes piensan que Blair será recordado como una fuerza para el cambio, aunque no siempre bueno.

El sondeo realizado por ICM aseguró que el 44% de los encuestados piensan que ha sido bueno para Gran Bretaña.

Desde hace tiempo se esperaba que Blair entregara el poder antes del final de su tercer mandato para permitir que otro líder laborista guíe al partido de cara a las próximas elecciones nacionales, previstas para mayo del 2010.

Brown, cuya residencia oficial está junto a la de Blair en Downing Street, ha esperado con impaciencia la salida de su vecino. Los críticos dicen que su rivalidad, a veces amarga, ha diluido la efectividad del Gobierno.

Blair es el segundo primer ministro en todo un siglo que ha estado en el poder 10 años, y se ha visto afectado por un escándalo de corrupción por el que se ha convertido en el primer dirigente del país en ser interrogado por la policía mientras estaba en el poder.

En dos ocasiones, la policía tuvo que interrogarlo como testigo en una investigación por un escándalo de financiación de partidos políticos.

Ahora ve
No te pierdas