EU busca salida negociada Wolfowitz

Bush se inclina hacia una salida negociada para el director del BM informó The Washinton Post; el gobierno concluyó, por la falta de apoyo de otros países, que Wolfowitz ya no pueden dirigir

La administración del presidente George W. Bush está inclinándose a favor de una salida negociada para la crisis que amenaza la permanencia de Wolfowitz al frente de la institución, informó el diario The Washington Post.

Un funcionario del gobierno cuyo nombre no se reveló dijo al rotativo que "podría involucrar un cambio de administradores de alto nivel, o un cambio de liderazgo en el banco".

"El mensaje para el Directorio es: no lo despidan por una infracción personal, si quieren una amplia discusión, vamos a tenerla", destacó.

Aunque el funcionario declinó anticipar que acciones podría adoptar el Directorio Ejecutivo, sugirió la posibilidad que el Directorio reprima a Wolfowitz a la vez que reconozca una falta de claridad en las reglas del banco sobre el conflicto de intereses y en la asesoría que este recibió del Comité de Ética del banco.

De acuerdo a The Washington Post, altos funcionarios del gobierno enfatizaron que la Casa Blanca no ha abandonado a Wolfowitz pese a que las declaraciones del vocero presidencial Tony Snow han sugerido un cambio de actitud.

El rotativo indicó que, como resultado de las conversaciones con gobiernos de otros países y a partir del reporte de un grupo especial del banco, la Casa Blanca ha concluido que Wolfowitz no puede dirigir ya de manera efectiva la institución.

"Nosotros consideramos esto un tema para la gente del banco y nuestros colegas en otros gobiernos, y vamos a involucrarnos en una discusión sobre el futuro del liderazgo del banco", indicó el funcionario.

Aunque el martes Snow reiteró el apoyo de Bush para Wolfowitz, dijo que "todas las opciones están sobre la mesa".

Mientras tanto, el Directorio Ejecutivo del banco reinició este día sus deliberaciones en busca de una solución a la crisis, después de deliberar a puerta cerrada durante más de cinco horas el lunes.

El Directorio ha  discutido una serie de acciones disciplinarias: pudieran despedir a Wolfowitz, pedirle que renuncie, indicar falta de confianza en su liderazgo o emitir una reprimenda. Miembros de la junta han parecido inclinados a expresar falta de confianza u otro dictamen similar que haría muy difícil, si no imposible, que Wolfowitz se quedase.

Wolfowitz comparece ante Directorio de BM

Wolfowitz ha librado una intensa lucha para mantenerse al frente de la institución, y el martes por la noche volvió a hacerlo al defenderse frente a la junta.

"Les imploró a cada uno de ustedes ser justo en su decisión, porque su decisión afectará no sólo mi vida, afectará la forma como esta institución es vista en Estados Unidos y en el Mundo", dijo el directivo en una apasionada defensa de su gestión.

''Aún tienen la oportunidad de evitar un daño a largo plazo al solucionar este asunto de una forma justa e imparcial que reconozca que todos tratamos de hacer lo correcto, y lo buscamos aunque haya sido de manera imperfecta'', le dijo Wolfowitz al panel.

Anunció además su intención de reestructurar su oficina y mejorar su comunicación con los directivos, atribuyendo sus errores en el manejo del caso de Shaha Riza, entre otros factores a su tendencia a depender en mucho en sus asesores.

Insistió que sus gestiones a favor de Riza, una empleada del banco con quien sostiene una relación sentimental, fueron conocidas en todo momento por el Comité de Etica de la institución, llamado a intervenir por el conflicto de intereses que presentaba.

Como parte de un arreglo, que según Wolfowitz fue convalidado por el comité y autoridades internas, Riza fue transferida al Departamento de Estado, con un aumento que ubicó su sueldo anual en 193,000 dólares al año, a diferencia de los 133,000 que ganaba.

En una detallada relación de hechos, Wolfowitz negó haber interrumpido la mediación de Robert Dañino, asesor legal del banco a la postre que poco después dejó la institución.

Reconoció haber solicitado mantener su participación sin el conocimiento de Dañino "durante un corto periodo" en que las negociaciones continuaban.

"Yo no tome ninguna acción para impedir al Comité, al señor Dañino o alguien más revisara el proceso. Este no fue un acuerdo secreto. Nunca tuve el acuerdo guardado bajo llave", dijo, de acuerdo a la versión difundida por su abogado Robert S. Bennet.

Wolfowitz insistió empero que su cautela para manejar el caso de Riza de manera reservada respondió además a la necesidad de "limitar filtraciones e revelaciones no autorizadas".

Ahora ve
No te pierdas