Caso Wolfowitz entra en fase decisiva

Este jueves se reanudaron las deliberaciones en el seno del Banco Mundial para decidir su futur se espera que haya una votación en el organismo multilateral que defina la suerte de Wolfowitz.
Wolfowitz estrena trabajo. (Archivo)
WASHINGTON (CNN) -

La crisis en la conducción del Banco Mundial podría llegar a un momento decisivo el jueves cuando el directorio del organismo reanude sus deliberaciones para discutir la gestión de su vapuleado presidente, Paul Wolfowitz.

Wolfowitz, cuestionado por cómo manejó un ascenso con alza salarial para su novia, se ha rehusado a ceder ante la fuerte presión europea para que dimitiera.

En cambio, el funcionario del banco buscó limpiar su nombre durante unas conversaciones con la junta de la institución, en las que se abordó una posible estrategia de salida.

"El señor Wolfowitz no renunciará ante estas críticas y, en cambio, someterá este asunto a una votación (del directorio) completa, antes que darse por vencido en su integridad", dijo su abogado Robert Bennett a Reuters el miércoles.

Varios países europeos han dicho que Wolfowitz debería renunciar para salvar la credibilidad del banco, que según sostienen, fue perjudicada por la forma en la que manejó el ascenso de su novia Shaha Riza, una experta en Oriente Medio.

Wolfowitz, polémico ex subsecretario de Defensa de Estados Unidos y uno de los arquitectos de la guerra de Irak, ha insistido que actuó de buena fe y bajo recomendación de un comité de ética del directorio cuando supervisó el ascenso de Riza.

También ha dicho que él quiere que el directorio reconozca sus propios errores. Otro panel de la junta halló que sus acciones a favor de Riza violaron las normas del banco y representaron un conflicto de intereses.

Fuentes del directorio dijeron que el miércoles se entablaron conversaciones sobre cómo poner fin a la disputa.

Algunos miembros de la junta sugirieron una resolución que reconocería las conclusiones del panel y los esfuerzos de Wolfowitz para resolver el conflicto de interés, pero que también admitiría los errores del directorio.

Pero la reunión concluyó sin una decisión y el directorio dijo en un comunicado que sus miembros seguirían deliberando el jueves por la mañana.

La presión para que Wolfowitz renuncie se intensificó el miércoles, cuando los países europeos sugirieron que resistirían cualquier intento de Estados Unidos para que el funcionario se mantenga en su puesto.

Ahora ve
No te pierdas