Bush elogia acuerdo de inmigración

El presidente elogió a los legisladores por haber alcanzado un principio de acuerdo migratorio; que apunta a concederle un estatus legal a algunos inmigrantes indocumentados.
CRAWFORD, Texas, (AP) -

El presidente George W. Bush elogió el sábado a los senadores de la oposición demócrata y el oficialismo republicano por haber alcanzado un principio de acuerdo sobre una reforma inmigratoria.

El acuerdo apunta a concederle un estatus legal a millones de inmigrantes indocumentados, fortalecer la seguridad fronteriza, y crear un programa de trabajadores temporales. Cambiaría también los requerimientos para los nuevos inmigrantes e implementaría medidas para impedir que los trabajadores ilegales consigan empleo.

''Se que muchos tienen fuertes convicciones por este tema, y llegar a un acuerdo no fue fácil'', expresó Bush en su discurso radial semanal.

''Aprecio el esfuerzo de los senadores que se pusieron de acuerdo para elaborar esta legislación importante'', sostuvo. ''Este proyecto de ley nos acerca a un sistema de inmigración que hace cumplir nuestras leyes y mantiene la gran tradición estadounidense de acoger a quienes comparten nuestros valores y nuestro amor por la libertad''.

Bush, sin embargo, aún no tiene asegurada una victoria. La propuesta tiene que ser debatida a partir del lunes en el Senado, y las perspectivas de lo que sucederá en la Cámara de Representantes son aún inciertas.

Una alianza inusual de legisladores liberales y conservadores alentó la propuesta, anunciada el jueves después de meses de negociaciones entre los senadores y la Casa Blanca.

El presidente aprovechó su discurso radial para elogiar el acuerdo, sin pedirle explícitamente a los legisladores que votaran en favor del mismo. Para Bush, la aprobación de una amplia reforma de las leyes de inmigración _un asunto complejo y espinoso_ sería un logro de su segundo mandato.

Pero el plan enfrenta duras críticas de ambas partes. Algunos sectores conservadores sostienen que es demasiado indulgente con las personas que han violado las leyes. Los liberales, por su parte, advierten que sería injusto e impracticable para las familias de inmigrantes.

Bush, no obstante, dijo que el acuerdo tiene ''todos los elementos que necesita una amplia reforma de inmigración''.

El proyecto prevé que las mejoras en la seguridad fronteriza y un programa de identificación de trabajadores deben ser las primeras medidas.

Entre los puntos claves, los inmigrantes ilegales podrían obtener una ''visa Z'' _después de pagar una multa y los aranceles correspondientes_ y encaminarse para obtener la residencia permanente. Eso podría llevarles varios años. Los jefes de las familias deberían regresar primero a sus países.

Los trabajadores temporarios, en tanto, deberían volver a sus países de origen después de períodos de dos años. Podrían renovar dos veces sus visas, pero tendrían que pasar un año en su país entre una y otra renovación.

Bush dijo que el objetivo es forjar un sistema para ''inmigrantes que tengan habilidades, educación y sepan inglés, que ayuden a Estados Unidos a competir en la economía global''.

El presidente efectuó las declaraciones desde su hacienda de Texas, donde pasaba el fin de semana junto a su esposa Laura Bush.

Ahora ve
No te pierdas