Prostitutas Perú quieren regular oficio

Trabajadoras sexuales exhortaron el viernes al Gobierno regular su oficio con el fin de protege buscan detener la transmisión de enfermedades.
LIMA (CNN) -

Trabajadoras sexuales de Perú exhortaron el viernes al Gobierno regular su oficio con el fin de protegerlas de la violencia y detener la transmisión de enfermedades.

En una conferencia de prensa, dijeron que las prostitutas deberían poder trabajar con licencias en "zonas de tolerancia" y que para obtenerlas y renovarlas tendrían que registrarse con el Gobierno, someterse a exámenes médicos, emitir comprobantes de pago y pagar impuestos sobre sus ganancias.

"Tienen que entender que no es la puta que está parada en la esquina, es la señora, la dama que trabaja", dijo Angela Villón, presidenta de la Asociación Civil de Trabajadoras Sexuales Miluska Vida y Dignidad.

La prostitución no es ilegal en Perú y es tolerada pero, como en la mayoría de países latinoamericanos, es un oficio que no ha sido regulado. Las prostitutas afirman que la ley contempla pocos derechos en caso sean atacadas.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, existen alrededor de 60,000 prostitutas en Perú, 14,000 de ellas en la capital, aunque Villón cree que las cifras son más altas.

El llamamiento a leyes que regulen la prostitución ha ganado soporte de al menos un legislador, José Macedo, quien dijo que propondrá una serie de medidas en el Congreso.

La petición también fue respaldado por Red Trans, un grupo que defiende los derechos de los transexuales y travestis peruanos.

"Es la primera vez, a pesar de estos fuertes vientos de gente conservadora y de la Iglesia Católica, que podemos tener un proyecto de ley que reglamente una actividad que ha existido históricamente en nuestro país", dijo Jana Villayzán, presidente de Red Trans.

Como en otros países, las prostitutas trabajan abiertamente en Perú y anuncian sus servicios en diarios, frecuentemente bajo el pretexto de masajes.

El Gobierno del socialdemócrata Alan García ha propuesto prohibir dichos anuncios, para molestia de las trabajadoras sexuales, quienes consideran que están siendo conducidas al mundo clandestino.

"Nos han puesto a nivel criminal", dijo Villón.

La prostitución es legal en muchos países del mundo y algunos, como Alemania y Holanda, han legalizado burdeles y zonas de tolerancia. La mayor parte de estas naciones, sin embargo, han prohibido el proxenetismo.

Algunos críticos de la regulación dicen que esta puede ser contraproducente, funcionando sólo para un pequeño número de trabajadoras sexuales en burdeles y dejando a quienes se encuentran fuera del sistema al margen de la sociedad.

Ahora ve
No te pierdas