Protestas en Venezuela por cierre RCTV

Miles de venezolanos criticaron a Hugo Chávez por su medida de no renovar la concesión de RCTV; en una pancarta de un kilómetro de largo se leía “Libertad de expresión, S.O.S” en 10 idiomas.
CARACAS (Agencias) -

Decenas de miles de venezolanos se manifestaron el sábado en Caracas para exigir al presidente Hugo Chávez que "no cierre" el canal privado de televisión RCTV, crítico con el gobierno, pese a que el mandatario ha reiterado que el 27 de mayo saldrá del aire porque vence su concesión.

Portando una pancarta de un kilómetro de largo, atravesaron varias de las principales calles de Caracas para condenar la medida oficial de no renovar la concesión de transmisión a una televisora privada que, según el gobierno, está alineada con la oposición.

A juicio de los manifestantes, el cese de transmisiones de la televisora privada RCTV el 28 de mayo constituye un atentado a la libertad de expresión.

Gritando ''¡Queremos libertad!'' y agitando banderas venezolanas, los participantes en la marcha advirtieron que el plan del presidente Hugo Chávez de reemplazar a RCTV con una estación de servicio público sería parte de un amplio esfuerzo para callar la crítica. El estandarte que serpenteaba por las calles decía ''Libertad de expresión, S.O.S.'' en 10 idiomas diferentes.

Chávez anunció en diciembre que no renovará la licencia a Radio Caracas Televisión (RCTV), argumentando que es un medio de comunicación "antidemocrático" que favorece los intereses de una elite, y decretó la creación de una televisora pública "al servicio del pueblo" que ocupará su señal.

Miles de personas, junto con artistas, periodistas y políticos de oposición, se concentraron en una plaza del Este capitalino gritando "no al cierre de RCTV", ondeando banderas de Venezuela y agitando pancartas con lemas contrarios a la medida, que denuncian atenta contra la libertad de expresión.

"Defendemos la democracia, defendemos la libertad, defendemos los medios libres independientes como RCTV, o permitimos que el presidente tumbe al país por el precipicio del totalitarismo, donde ni sus propios seguidores pueden opinar", dijo Marcel Granier, gerente general del canal.

Los directivos del medio, fundado en 1953, aseguran que la concesión se extiende hasta el 2022 y que con esta decisión el presidente lo que busca en realidad es silenciar las voces críticas con la "revolución socialista" que afirma conducir en el país petrolero.

Varias organizaciones nacionales e internacionales, como Reporteros Sin Fronteras, la Sociedad Interamericana de Prensa y la Organización de Estados Americanos, han cuestionado la decisión, aunque Chávez insiste en que es irrevocable y que las críticas obedecen a intereses de la oligarquía sudamericana.

Chávez ha denunciado que RCTV, así como a otros medios de comunicación privados, participaron y apoyaron su fugaz derrocamiento en abril del 2002. Desde su llegada al poder en 1999, el gobernante ha fundado varios medios oficiales de información, incluido Telesur, un canal internacional creado para competir con CNN en Latinoamérica.

No obstante, los adversarios del presidente lo critican ferozmente a través de otras estaciones de televisión y radio privadas, así como en medios impresos y digitales contrarios a Chávez.

En la marcha, uno de los manifestantes enarbolaba un cartel en el que se podía leer: "RCTV. Regimen Chavista Teme Verdades", mientras otros sellaron sus bocas con unas cremalleras simbólicas.

"Lo cierra porque dice la verdad. Los canales del Estado nunca dicen lo que pasa en este país. Hay mucha inseguridad, mucha pobreza", dijo María Tintero, una ama de casa quien refutó la acusación oficialista de que RCTV es un medio golpista. "No, el primer golpe fue de Chávez", aseveró.

Mientras Globovisión, otro canal de línea crítica con el gobierno, mostraba imágenes de la multitudinaria marcha, el canal estatal, Venezolana de Televisión, retransmitía simultáneamente imágenes de calles semivacías y desconectó posteriormente para cubrir un acto oficialista.

''Las amenazas para la libertad de expresión afectan a todos ciudadanos por igual; no importa si usted esta con el gobierno o en contra del gobierno'', dijo Rafael Fuenmayor, un reportero del canal de noticias de Globovisión, que ayudó organizar la protesta junto con otros periodistas locales.

Esta semana, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia declaró inadmisible un recurso de amparo interpuesto por RCTV para abortar judicialmente la medida. Tras esta resolución, el canal confía en que la Sala Político Administrativa anule la salida del aire de la televisora.

Ahora ve
No te pierdas