Calderón insiste usar militares vs narco

El mandatario mexicano no dará un paso atrás en la lucha contra el narcotráfico; a pesar de que el Congreso aprobó ayer que el ejército no intervenga en estos operativos.
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El presidente de México, Felipe Calderón, dijo este jueves que no abandonará una ofensiva contra las bandas de narcotráfico, a pesar de un pedido del Congreso para retirar tropas del ejército de los operativos.

Con el voto de los opositores partidos Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), el Congreso aprobó el miércoles un pedido al mandatario para que evite el despliegue del ejército en tareas de seguridad pública y que refuerce a las policías federal y estatal.

"No es la solución, simple y sencillamente retraerse, acobardarse y esconderse como si esa realidad no existiera", dijo Calderón en un acto oficial en el norteño estado de Durango, refiriéndose la violencia ligada al narcotráfico que este año ha causado unas 1,000 muertes.

"Yo les pido además que manifiesten a los legisladores del PRD y a algunos del PRI, lo que todos están viviendo aquí, lo que están viviendo esas niñas que perdieron a sus padres que fueron secuestrados, lo que están viviendo empresarios y comerciantes y periodistas", agregó.

El pedido de los legisladores surgió tras un informe presentado la semana pasada por la autónoma Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) con denuncias de supuestos atropellos de soldados que participan en los operativos.

El ejército, que suele hacer labores de asistencia en tragedias naturales por huracanes y tenía un papel discreto de apoyo en la lucha antidrogas, ahora está en la línea de fuego enfrentándose con violentas bandas de traficantes de drogas.

La presencia de militares en las calles es aplaudida por quienes se sienten más seguros ante la ola de violencia vinculada con el tráfico de drogas, que en el 2006 dejó unos 2,000 muertos, pero es criticada por quienes consideran que en la lucha antidrogas sólo deben participar los civiles.

Entre las denuncias de atropellos de militares destaca la de supuestos abusos sexuales contra menores de edad y casos de tortura en el occidental estado de Michoacán.

Las autoridades han defendido el papel de los militares en la ofensiva, que incluye a más de 25,000 soldados y policías federales en todo el país, diciendo su papel es indispensable para contener la ola de violencia.

 

Ahora ve
No te pierdas