Cambio o experiencia: elecciones EU

Los Estados Unidos deberán decidir para 2008 sobre su nuevo futuro; cada posible candidato tiene elementos de cambio o experiencia para el país.

En las elecciones presidenciales del 2008, los estadounidenses deberán decidir si prefieren a alguien con experiencia o a alguien que refleje un cambio en el rumbo del país.

Según las encuestas, los estadounidenses están ansiosos por un nuevo futuro, pero al mismo tiempo saben que hay seguridad en lo ya conocido.

La pobre opinión que tiene el público acerca de los políticos en Washington y acerca de la dirección que lleva el país apuntan a unas elecciones ''de cambio'' en el 2008, como lo fueron las de 1974 y 1992, cuando los votantes buscaron un alejamiento del status quo.

Pero la guerra en Irak y el incremento del terrorismo en el mundo crean ansiedad en el electorado y pudieran volver esta en una elección de ''de guerra'', como las de 1944 y el 2004, cuando los votantes optaron por los candidatos más experimentados.

¿Cambio versus experiencia? La Casa Blanca casi seguramente terminará en manos del hombre o la mujer que represente a ambos.

''Uno no puede separarlos. Yo pienso que los electores quieren los dos elementos'', dijo John Edwards, nominado demócrata a la vicepresidencia en el 2004 y aspirante a la presidencia en el 2008.

''Pienso que están buscando cambio _ cambios serios, sustanciales _ y pienso que van a querer un candidato que ellos sientan esté preparado para ser presidente de Estados Unidos'', dijo Edwards en una entrevista.

''Yo diría que no pienso que los votantes van a juzgar basados en un curriculum vitae. Pienso que van a hacerlo sobre la base de lo que ven y oyen _ el comportamiento, la fortaleza personal y ese tipo de cosas''.

Edwards añadió esa última parte quizás porque es más un candidato de ''cambio'' que uno de experiencia. Pese a ser esta su segunda elección nacional, Edwards tiene poca experiencia política aparte de un único período en el Senado.

Su correligionario demócrata Barack Obama también representa más cambio que experiencia. Apenas tres años después de salir de la legislatura de Illinois, Obama subió al tope de la contienda presidencial demócrata presentándose como alguien que podía transformar un gobierno dañado por corrupción, polarización y ''la pequeñez de nuestras políticas''.

''Es hora de dar vuelta a la página'', dijo Obama al anunciar su candidatura el 10 de febrero.

El mensaje claramente tiene resonancia. El senador por Illinois recaudó más dinero para su campaña que ningún otro candidato y atrae enormes muchedumbres.

La inexperiencia de Obama se hizo evidente en Nevada, cuando no tuvo respuesta para la crisis de salud del país. Se le vio peor en un debate cuando se le preguntó a los candidatos cómo responderían en caso de otro ataque terrorista en Estados Unidos.

Obama debió haber estado listo para esa pregunta, pero en lugar de ello se limitó a decir algunas frases sobre ''buen espionaje'' y un efectivo esfuerzo de socorro. Hillary Rodham Clinton fustigó rápidamente el hecho de que Obama no mencionó la opción militar.

''Pienso que debemos responder rápidamente''. Clinton tiene una vasta experiencia política, pero ofrece muy poco en materia de cambio. Y los sondeos muestran que la mayoría de los votantes ya han tomado una decisión sobre ella _ positiva o negativa.

Del lado republicano, el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney es un candidato del ''cambio'' que se presenta como alguien ajeno a Washington.

El ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, es el candidato de la ''experiencia'', que basa su programa en su desempeño durante los ataques del 11 de septiembre del 2001. Dice que el terrorismo es algo que ''yo comprendo mejor que cualquiera de los que aspiran a la presidencia de Estados Unidos''.

El senador John McCain se presentó como reformista durante su campaña del 2000. Esta vez se concentra más en ganar a los conservadores. McCain, de 70 años, sostiene que su edad y experiencia son ventajas.

''Soy más viejo que el polvo y tengo más cicatrices que Frankenstein'', suele decir. ''Pero en el camino he aprendido un par de cosas''.

Ahora ve
No te pierdas