2,000 millones de pobres en Asia : ADB

El Banco de Desarrollo de Asia informó que la pobreza cayó en 40 años de un 50% a menos de un 1 el banco recordó que a pesar del boom económico en Asia, la lucha contra la pobreza continúa.
KIOTO, Japón (AP) -

Si bien la pobreza en Asia cayó de un 50% a menos de un 19% en las últimas cuatro décadas, y el ingreso promedio ha aumentado en casi seis veces, cerca de 2,000 millones de personas siguen viviendo con menos de dos dólares diarios, señaló el Banco de Desarrollo de Asia (ADB, por las siglas en inglés de Asian Development Bank) en su reunión anual.

El banco, fundado en 1966 para poner fin a la pobreza en Asia, ahora señala que la última amenaza al continente es la excesiva prosperidad.

Entre los asistentes a la reunión, un sector señaló que el desarrollo debe satisfacer las necesidades de una región cada vez más próspera. Pero otro sector recordó que la lucha contra la pobreza está muy lejos de haber sido ganada.

De acuerdo a las cifras del ADB, se estima que la pobreza extrema será eliminada de Asia en el lapso de 15 años. En lugar de las hambrunas y las plagas, Asia está ahora afectada por la contaminación industrial, infraestructuras deficientes, débiles sistemas financieros y una creciente desigualdad entre las áreas rurales y las urbanas.

Es importante determinar hacia dónde enfila el desarrollo, pues modelará el futuro de una región que representa una cuarta parte del comercio internacional, una tercera parte de la economía global y más de la mitad de la población mundial.

A fin de resolver los nuevos problemas y continuar manteniendo su relevancia, el ADB intenta cambiar su imagen para el siglo XXI. Entre las recomendaciones figuran concentrarse más en el desarrollo sustentable, enfatizar la defensa del medio ambiente, y utilizar capitales asiáticos, en lugar de apelar a las finanzas de los sectores industriales de Occidente.

Muchos de los 3,000 delegados que asistieron a la reunión coincidieron en la necesidad de que la institución financiera, con sede en Manila, Filipinas, cambie al ritmo de los tiempos. Pero la reunión anual, de cuatro días de duración, concluyó con un desacuerdo entre los países pobres y sus vecinos ricos sobre cómo reformar el banco.

Estados Unidos, uno de los principales accionistas del ADB, dijo que el banco debe atenerse a su tarea original de ayudar a los pobres, y no tratar de alejarse de esa misión.

''Debemos celebrar cuando los países ya no requieren seguir financiando sus necesidades de desarrollo a través del ADB'', dijo Kenneth Peel, jefe de la delegación estadounidense a la conferencia de Kioto. En lugar de que el banco ''cree incentivos artificiales para prestar'' a los países, indicó Peel, ''El ADB debe dar un paso al costado y cantar victoria''.

Entre tanto, los países pobres temen quedar atrás. Algunos pusieron en entredicho el pronóstico de que para el 2020, un 90% de la población asiática tendrá ''ingresos medios''.

''Todavía habrá una cantidad significativa de pobres'', dijo Keat Chhon, representante de Camboya ante el ADB. El banco, indicó ''debe continuar concentrándose en atenuar la pobreza en esas economías de bajos ingresos hasta que su misión se concrete''.

Ahora ve
No te pierdas