Sarkozy toma control economía: Analistas

El nuevo presidente electo de Francia podría tomar todas las decisiones económicas de su país; algunos expertos mencionan que el Ministerio de Finanzas podría perder poder con el futuro líde
Los analistas esperan que él mismo se ponga al frente de la
PARÍS (CNN) -

El presidente electo de Francia, Nicolas Sarkozy, ha hecho de las reformas económicas un tema tan central de su plataforma electoral que parece altamente probable que el Ministerio de Finanzas pierda poder durante su Gobierno.

Sarkozy ha defendido la implementación de reformas laborales para dinamizar la segunda economía de la zona euro y, consciente de que su mandato de cinco años será juzgado por su capacidad para cumplir sus promesas, los analistas esperan que él mismo se ponga al frente de la política económica.

Su fuerte personalidad y los planes para cambiar la composición de las carteras de economía, presupuesto y asuntos sociales derivarían en más poder para el primer ministro y para el propio Sarkozy.

"El ministro de Finanzas sería un buen soldado más que un general, con el ministerio como un instrumento más que un líder de políticas, especialmente porque Sarkozy ha hecho grandes promesas", dijo Nicolas Sobczak, economista de Goldman Sachs.

Este proceso ya está en marcha en Francia, que ha tenido más ministros de Finanzas en la última década que cualquier otro país del Grupo de los Siete.

Los planes de Sarkozy para cambiar cómo están divididas las carteras económicas sólo reforzarían esa tendencia. Es probable que un ministerio reúna todos los asuntos vinculados con las cuentas públicas y que otro se ocupe de la estrategia económica y del empleo.

"Esta será una fórmula que implicará que el poder de toma de decisiones para la mayoría de los asuntos clave será transferido a un nivel más alto", dijo Pierre Bilger, que trabajó en el Ministerio de Finanzas entre 1967 y 1982.

Francia ha tenido poderosos ministros de Finanzas en el pasado. Sarkozy, que estuvo al frente de las cuentas públicas durante gran parte del 2004, es un ejemplo de ello, junto con el socialista Dominique Strauss-Kahn, que ocupó el cargo entre 1997 y 1999.

Pero los últimos ministros o provinieron del mundo de los negocios sin tener la influencia política necesaria -como Francis Mer o el actual ministro Thierry Breton- o cayeron en desgracia demasiado rápido como para dejar un sello, como el caso de Herve Gaymard.

Esta vez, los observadores políticos no creen que Sarkozy elija a alguien que represente un desafío a sus planes, especialmente cuando se necesitarían aplicar algunas exenciones impositivas para hacer más atractivas las reformas.

El lunes, el diario Le Figaro especuló con que el actual ministro de Trabajo, Jean-Louis Borloo, o el portavoz de Sarkozy, Xavier Bertrand, podrían asumir el nuevo ministerio que agruparía la estrategia económica y el empleo.

Otros probables candidatos para encabezar el futuro ministerio sobre las cuentas nacionales son el actual ministro de Presupuesto, Jean-Francois Cope, la ministra de Comercio, Christine Lagarde o el presidente de BNP, Michel Pebereau, que escribió un informe sobre la deuda de Francia y sobre cómo reducirla.

 

Ahora ve
No te pierdas