La policía investiga al hermano de Lula

El presidente brasileño descarta que su hermano esté implicado con drogas y juegos ilegales; la policía allanó la casa de Genival Inácio da Silva en el marco de una investigación.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, descartó el martes que su hermano mayor pueda estar involucrado con una banda dedicada a juegos ilegales y tráfico de drogas, que fue desmantelada por la policía.

El lunes, 77 personas en cinco estados y Brasilia fueron detenidas señaladas de contrabando de equipos electrónicos para máquinas de juegos de azar ilegales y pagar sobornos a policías, agentes que estarían además vinculados al tráfico de drogas y de armas en el estado de Mato Grosso do Sul, dijo la policía en un comunicado.

La policía, además, hizo registros en varios locales, entre ellos en la residencia de Genival Inácio da Silva o Vavá, hermano mayor de Lula, en la población de Sao Bernardo do Campo, en el interior del estado de Sao Paulo, pero no indicó ni las razones ni si hay cargos contra el hermano del presidente.

El presidente, quien estaba de visita oficial en la India, dijo en Nueva Delhi que conversó telefónicamente sobre el caso con el ministro de Justicia, Tarso Genro.

“Conozco a mi hermano hace 61 años (o la edad del presidente) (...) No creo que Vavá tenga cualquier relación con alguna cosa”, dijo Lula citado en un despacho del servicio oficial de noticias Agencia Brasil.

Pero “como presidente de la república, si hay una autorización judicial y el nombre de él (Vavá) aparecía, paciencia”, agregó Lula destacando que cualquier persona en Brasil puede ser investigada.

Lula dijo que desconocía todos los detalles del caso, que no había hablado con su hermano y que sólo había conversado telefónicamente con su ministro de Justicia, Tardo Genro, quien “me dijo que había hecho la operación, que habían investigado la casa de mi hermano”.

El hermano del presidente no ha formulado declaraciones.

Si la policía federal (PF), “hace una investigación, está hecha la investigación y eso vale para cualquiera de los 190 millones de brasileños”, insistió Lula.

“Pienso que la policía federal está cumpliendo un papel extraordinario en Brasil (...) la PF va a continuar investigando”, dijo el mandatario desde India, donde cumple el tercer y último día de una visita oficial.

Los que sean inocentes, agregó el mandatario, serán absueltos y “aquellos que fueran culpables serán castigados. La única cosa que necesitamos garantizar es que exista justicia efectivamente, que exista seriedad”.

“La única cosa que pido públicamente (...) es que la policía tenga serenidad en las investigaciones para que no condenemos a inocentes y para que no sean absueltos culpables. La seriedad, para mí, es lo que cuenta”, añadió el presidente, el séptimo de ocho hijos de una familia oriunda del empobrecido noreste brasileño.

El mandatario descartó que el episodio pueda ser utilizado por la oposición política.

Ahora ve
No te pierdas