Mujeres unidas contra cambio climático

La canciller alemana Angela Merkel y Nancy Pelosi de la cámara baja de EU encabezan el movimien según algunos expertos, este es un liderazgo que enfrenta a siglos de políticas masculinas.
Merkel y Pelosi encabezan el bloque femenino contra la polít  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Angela Merkel, la canciller alemana, y Nancy Pelosi, la primera presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, dos de un grupo de mujeres líderes con perspectivas políticas divergentes, se han unido contra el calentamiento global.

Pelosi, quien visitó Alemania para promover el tema  y Merkel coincidieron en rechazar el bloqueo del presidente George W. Bush contra un consenso para reducir la emisión de contaminantes.

"Enfaticé que somos de la opinión que necesitamos acuerdos multilaterales si vamos a combatir este desafío global a nivel global," dijo Merkel poco antes de la conclusión de la reunión del G-8 que ella presidió en el complejo báltico de Heiligendamm, en Alemania.

"Adhiero completamente a los comentarios de la Canciller (Merkel) de que estas soluciones deben ser multilaterales," manifestó por su parte Pelosi, cuyo viaje a Alemania buscó resaltar la preocupación del Congreso estadounidense sobre el cambio climático.

El asunto global une a dos de las mujeres más influyentes del mundo y a cinco de sus colegas del mismo género en lo que parece una nueva ola que trae en la cúspide la presencia de mujeres que se han ganado un lugar protagónico en la política de las grandes potencias.

En opinión de la experta Laura Carrera, socia de Sostén, un centro de inteligencia para mujeres, la presencia femenina en la política mundial implica un rechazo a miles de años de poder masculino que dejó "los temas pequeños", como la contaminación, en segundo plano.

Son estas mujeres, quienes se desempeñaron primero en el entorno familiar y comunitario, las que ahora han tomado "la agenda de la vida cotidiana" y la han convertido en asunto de interés global, explica la especialista mexicana.

"Después de más de 2,000 años que los hombres han tenido el poder, no nos han llevado a puerto seguro. Mira donde estamos ahorita: todavía con guerras, con contaminantes, con enormes riesgos sanitarios y malas administraciones", asegura la experta.

Mujeres unidas contra el calentamiento global

En efecto, Merkel y Pelosi integran una camada de líderes interesadas en temas multilaterales, como la socialista francesa Segolene Royal, las estadounidenses Condoleezza Rice y Hillary Clinton, la belga Anne Marie Lizin y Wu Yi, vice primera ministra del Consejo chino.

A pesar de que todas se interesan por los temas globales -la contaminación, la violencia, la pobreza: "los pequeños grandes" asuntos- el flamante grupo destaca por su diversidad política, por su cercanía generacional y por pertenecer a países desarrollados.

Detrás del discreto encanto de Ángela Merkel y de la sonrisa fulminante de Pelosi se esconden luchadoras que han abierto brecha en Occidente, al ubicarse al frente de las decisiones políticas.

Mientras Merkel, como Royal, iniciaron sus carreras en puestos asociados a temas "femeninos", Pelosi, Clinton y Rice nunca escondieron su colmillo en sus respectivas arenas.

El desembarco de Pelosi en la nave demócrata fue interpretado como un viraje hacia el ala izquierda del partido. Con ese giro, los demócratas buscaron acabar con la docilidad del país hacia la política de George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre del 2001.

No es raro, entonces, que sean precisamente las consecuencias de ese atentado (la guerra de Irak y la migración), ambos temas globales y asuntos claves contra los que, tanto ella como Hillary, su posible rival en las próximas elecciones partidarias, hayan enfocado sus baterías.

A la extrema derecha de Hillary, la posible candidatura presidencial de la secretaria de Estado Condoleezza Rice, legendaria por su apoyo incondicional al conflicto en Afganistán e Irak y a la "guerra contra el terror" del presidente Bush, parece una realidad.

Con apenas cuatro años de vida política, la "Condi", conocida como "la nueva dama de hierro", la más joven del grupo de mujeres líderes y posiblemente la más controversial, es la política actual que muchos aman odiar.

Nadie duda de su lealtad republicana, pero pocos saben que, bajo su imagen seria y adusta, esconde un refinado gusto por el vestir. No en vano Rice ha adornado la portada de Vogue y ha sido incluida entre las mejores vestidas por la revista Vanity Fair, en 2006.

También preocupada por su físico y con la mirada en varios temas globales, aunque con un enfoque local, Anne-Marie Lizin, la primera mujer que preside el Senado belga, se ocupa de cuestiones de género y se refiere siempre a la lucha femenina por la paridad de género.

En una reciente reunión en Washington, la legisladora europea recordó que, en los países industrializados, la mujer legisladora se ha dedicado también a trabajar para superar las diferencias entre los diferentes partidos políticos.

"Todos sabemos lo que significa la política y que no es fácil superar las diferencias, pero es importante intentarlo y lograrlo. Existe una tendencia positiva hacia la creación de un mecanismo especial para alcanzar la equidad entre el hombre y la mujer”, aseguró.

Como su colega belga, Segolene Royal fue ministra de la Mujer y también como ella y Lugosi, defiende la conciencia ecológica y muchos de sus temas son tabúes socialistas, como la delincuencia juvenil, la educación y la violencia en la televisión.

En un país donde la política sigue dominada por los hombres, Royal, apodada a menudo "La Zapatera", en referencia a sus coincidencias con el presidente de España, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, fue blanco de duras críticas por "demagoga".

Impermeable a estos ataques al principio, Royal, delgada, bonita, elegante y sonriente, se vio obligada, sin embargo, en la última recta de la campaña (que perdió ante el derechista Nicolas Sarkozy) a responder a los lamentables comentarios machistas de sus adversarios.

Ahora ve
No te pierdas