Cuarón y otros cineastas piden justicia

Los directores González Iñárritu, Del Toro y Mandoki confían en lograr justicia para Lydia Cach en breve se publicará una petición firmada por 1,500 personas solicitando justicia en este caso
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

Los directores de cine Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu, Guillermo del Toro y Luis Mandoki, así como el actor Gael García, entre otros artistas e intelectuales advirtieron el lunes que los ''ojos del mundo'' están fijos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El máximo foro judicial evalúa esta semana la posibilidad de solicitar un juicio político contra el gobernador del estado central de Puebla, Mario Marín, a quien se le acusa de abusar de su poder para ordenar en el 2005 el arresto de la periodista Lydia Cacho.

Cacho publicó el libro ''Los demonios del edén'' sobre su investigación en torno a presuntos nexos de políticos y empresarios de renombre con una red de pedofilia, prostitución y pornografía infantil que operaba en la ciudad turística de Cancún.

''Este caso es una metáfora de la justicia en este país. No sólo nos concierne a los mexicanos, le concierne a todo el mundo'', dijo Cuarón en rueda de prensa reseñada por el diario El Universal.

''Estamos hablando no sólo del futuro de la justicia en México, sino de los niños de México y el mundo, porque estas redes (de pederastia) son internacionales'', agregó el director de ''Children of Men''.

Más de 1,500 personas firmaron la petición para los ministros que integran la Suprema Corte para que se haga justicia en el caso y que se espera sea publicada en los próximos días en los principales diarios mexicanos.

''(La Corte) está juzgando mucho más que una violación a los derechos humanos de una periodista que dio voz y protege a niños y niñas abusados, lo que está en juego es saber, de una vez por todas, si los mexicanos comunes tenemos alguna posibilidad de que el Estado nos proteja de los criminales que se alían con servidores públicos'', señala el documento.

Según se ha reseñado, Marín habría autorizado el arresto de Cacho quien fue acusada de difamación, mientras ella se encontraba en el estado de Quinta Roo, ubicado a 1,280 kilómetros al este de la capital mexicana, y fue llevada hasta el estado de Puebla, mediante un proceso altamente irregular.

La periodista fue liberada bajo fianza poco después de su detención.

En una grabación difundida posteriormente por varios medios de comunicación, supuestamente entre Marín y el empresario, se escucha al gobernador celebrando el susto que le habían dado a la periodista con su arresto y al empresario ofrecerle unas botellas de licor en agradecimiento.

A principios de abril el actual presidente Felipe Calderón firmó la ley que elimina del Código Penal los delitos de calumnia, difamación e injuria.

Ahora ve
No te pierdas