Reglas de pasaportes se posponen en EU

La aplicación de la norma que exige pasaporte para cruzar la frontera se pospondrá seis meses; en enero los estadounidenses podrán presentar acta de nacimiento o licencia para ingresar al pa
Es la segunda vez en un mes que flexibilizan los requisitos  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

El gobierno del presidente George W. Bush pospondrá por seis meses como mínimo la aplicación de una norma por la cual los estadounidenses que entren o salgan del país por tierra o por mar deberán presentar sus pasaportes.

Esta es la segunda vez en un mes que las autoridades flexibilizan los planes de seguridad en respuesta a reclamos.

A partir de enero, los viajeros por tierra o mar que regresen de Canadá, México, el Caribe y Bermuda podrán presentar el acta de nacimiento y la licencia para conducir en lugar del pasaporte.

Los viajeros no podrán hacer una declaración verbal de ciudadanía estadounidense para reingresar al país.

Se prevé que la modificación durará por lo menos hasta el verano boreal de 2008, cuando las autoridades empezarán a requerir la presentación de pasaportes en todos los cruces de frontera, incluso por tierra y por mar.

El secretario de Seguridad Interior, Michael Chertoff, anunció las reglas propuestas y la nueva flexibilidad después que el requisito de presentar pasaporte para viajar por aire a esos países produjo demoras de meses en el procesamiento de solicitudes de pasaporte en el Departamento de Estado.

Hasta la semana pasada, las autoridades de Seguridad Interior habían insistido, ante los reclamos generalizados de la opinión pública, que aplicarían las normas rígidas sobre pasaportes a partir de enero.

Chertoff ensayó un enfoque distinto este miércoles.                

''No vamos a aplicarlas estrictamente el 1 de enero de 2008'', aseguró. ''Hemos comprendido que es importante incluir la flexibilidad en nuestros sistemas''.

El anuncio sobre la flexibilización provocó comentarios despectivos de los legisladores que critican al departamento.

El representante Thomas Reynolds, republicano de Nueva York, dijo que es ''más del mismo doble discurso burocrático''.

''Piden que confiemos en que harán las cosas bien. Francamente, estas dos agencias no se han ganado la confianza del Congreso ni del pueblo estadounidense'', dijo Reynolds.

La norma provocó inicialmente descontento sobre todo entre los residentes de la frontera norte, donde la gente cruza con frecuencia a Canadá para hacer compras o asistir a espectáculos deportivos.

Esa ira se extendió últimamente en todo el país, ante la pesadilla logística de tratar de obtener el pasaporte a tiempo para viajar. El tiempo de espera del pasaporte creció de seis semanas a más de tres meses, lo que perjudicó o frustró los planes de viaje de miles de ciudadanos.

 

Ahora ve
No te pierdas