Bush promociona reforma migratoria

Invita al Congreso estadounidense a "tener coraje" para resolver el problema de inmigración; el mandatario destaca que con una nueva ley se fortalece la seguridad.
La seguridad es el principal argumento de Bush sobre la ley  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

El presidente George W. Bush exhortó el sábado al Congreso a ''tener el coraje'' de aprobar una reforma de las leyes de inmigración que daría estatus legal a millones de indocumentados y a la vez fortalecería la seguridad fronteriza.

''Tenemos la obligación de resolver problemas que se han ido acumulando durante décadas'', declaró Bush en su alocución radial semanal.

''El estatus quo es inaceptable'', añadió.

El mandatario enfatizó las cláusulas de la nueva ley que fortalecerían la seguridad fronteriza y que tendrían que estar concretadas antes de la instauración de un programa de trabajadores temporales o del sistema que permitiría la legalización de los indocumentados.

Señaló que según la propuesta los que sean capturados tratando de infiltrarse por la frontera quedarán permanentemente vedados de entrar al país con visa de trabajo o turista, al igual que los que hayan participado en actividades pandilleras, y que los que sean considerados criminales de alta peligrosidad permanecerán confinados hasta que otro país los acepte.

''Comprendo que muchos estadounidenses están preocupados por la reforma de la ley de inmigración _ especialmente por la capacidad del gobierno federal de proteger la frontera'', dijo Bush. ''Es por eso que esta ley da prioridad a las medidas de seguridad en la frontera''.

Admitió, sin embargo, que las medidas fronterizas solas no resolverán el problema de la inmigración ilegal. Urge también ''aliviar la presión'' en la frontera mediante un programa de trabajadores temporales, expresó.

''Exhorto a los miembros de ambos partidos a apoyar esta reforma integral de las leyes de inmigración'', declaró el mandatario.

Un frágil acuerdo entre ambas fuerzas políticas sobre las leyes de inmigración está siendo debatido en el Congreso y podría llegar al pleno del Senado a principios de esta semana. Hace dos semanas el pacto fue frustrado por un bloque de opositores, pero una nueva versión está siendo considerada.

La medida restringiría el acceso fronterizo y la contratación de indocumentados, crearía un programa de trabajadores temporales y un sistema mediante el cual la mayoría de los indocumentados que se encuentran en el país podrían conseguir el estatus legal.

Se estima que hay unos 12 millones de indocumentados en territorio estadounidense.

Ahora ve
No te pierdas