El EPR se adjudica ataques contra Pemex

El autodenominado Ejército Popular Revolucionario se responsabilizó de los ataques contra Pemex las instalaciones de la compañía petrolera han sufrido cuatro explosiones en la última semana.
La explosión de esta madrugada, en Querétaro. (Notimex)  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El autodenominado Ejército Popular Revolucionario (EPR) se adjudicó la autoría de los ataques contra instalaciones de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) ocurridos en los últimos días.

El grupo armado emitió un comunicado donde se responsabilizó de las explosiones en Celaya y Salamanca, en el estado de Guanajuato, así como de la explosión esta madrugada en el poblado de Coroneo, en el estado de Querétaro.

“La orden de iniciar con la campaña nacional de hostigamiento contra los intereses de la oligarquía y de este gobierno ilegítimo ha sido puesto en marcha”, según el comunicado divulgado el martes.

El informe estableció que “tres pelotones mixtos conformados por unidades urbanas y rurales pertenecientes al destacamento ‘Francisco Javier Mina’ y contando con el apoyo de milicias populares de todo el estado han realizado acciones quirúrgicas de hostigamiento, poniendo 8 cargas explosivas en los ductos de Pemex ubicados en Celaya, Salamanca, Valle de Santiago Guanajuato y en la válvula de seccionamiento de Coroneo, activadas simultáneamente a la 1:00 horas de los días 5 y 10 de julio”. (Ver más comunicados del EPR)

El EPR surgió el 28 de junio de 1996, en el primer aniversario del asesinato de 17 campesinos izquierdistas a manos de la policía en Aguas Blancas, en el estado de Guerrero.

El grupo guerrillero ha efectuado ataques esporádicos, prácticamente contra estaciones de policía en Guerrero y en el vecino estado de Oaxaca.

Explosiones

Una explosión cerró el martes tres conductos de combustible del monopolio petrolero estatal Pemex en Querétaro, en el cuarto estallido en una semana, que obligó al desalojo de comunidades cercanas.

La explosión afectó un conducto de gas natural, uno de gas licuado y un oleoducto cercanos al poblado Coroneo, del municipio de Corregidora. No hubo personas heridas, dijo Pemex.

“No se registraron lesionados ni daños fuera de las instalaciones de Pemex”, dijo en un comunicado, donde agregó que un incendio causado por la explosión había sido controlado por sus trabajadores y protección civil estatal y municipal.

La agencia gubernamental de protección al ambiente, Profepa, dijo que se estaba permitiendo que el combustible restante en las tuberías ardiera para evitar la contaminación de suelos.

Pemex descartó un impacto en las exportaciones de crudo, debido a que los conductos afectados sirven al mercado nacional.

“Con los ductos que van a los puertos no hay problemas”, dijo una portavoz de Pemex.

El jueves pasado, Pemex reportó tres explosiones en tuberías de gas y combustible en Guanajuato, que no dejaron víctimas ni interrupciones en el suministro. Los conductos están operando nuevamente.

Pemex señaló que la fiscalía general investigaba los cuatro casos, luego de que un diario local especulara que podrían tratarse de actos de sabotaje.

“No sabemos (...) La Procuraduría General de la República (PGR) está haciendo el peritaje”, dijo la portavoz.

Los derrames de combustible son comunes en México, debido al estado de los viejos conductos de Pemex o a robos y, en ocasiones, los derrames causan incendios. La firma reporta pocas explosiones por año.

Por separado, Pemex informó también que el lunes cerró varios pozos petroleros en tierra en el sureño estado de Tabasco debido a riesgos por incendios de pastizales en zonas aledañas.

Un portavoz de Pemex no pudo estimar de inmediato si la medida tendría un impacto en la producción petrolera aunque gran parte del crudo se obtiene de campos marítimos como Cantarell.

Pemex dijo que una baja en la presión le alertó sobre la explosión de la madrugada del martes. Imágenes de televisión mostraron enormes llamas que provocaron que residentes de comunidades cercanas se alejaran del lugar.

Los accidentes y derrames en instalaciones de Pemex han dejado partes del sureste mexicano sumergidas en contaminación, lo que ha causado fuertes críticas de ambientalistas.

México es uno de los principales proveedores de crudo de Estados Unidos, pero es importador de gas natural y gasolina.

 

(Con información de agencias)

Ahora ve
No te pierdas